28 diciembre 2009

Escépticismo Moderado



Hoy en el trabajo se habló mucho de películas de terror porque Sonia ya vió Paranormal Activity y dice que le dio mucho miedo de eso pasamos a hablar de experiencias paranormales y cosas así "que a mí se me apreció no sé qué" y "se me subió el muerto" y blah blah.

Sobre el tema puedo decir que soy escéptica de fantasmas, zombies, apariciones macabras y/o milagrosas, ovnis, extraterrestres, posesiones demoníacas, espíritus chocarreros, y así. Vaya no creo que existan, nunca he tenido algo así como una experiencia donde venga el fantasma de fulano a manosearme, atosigarme o espantarme. Ni he visto ovnis en el cielo, o cosas por el estilo, encuentro muy difícil el hecho de que existan. Punto.

Peeeeeeeeeeeeeeeero, no me gusta tentar a la suerte (ya de por sí mi vida ha sido truculenta) vaya, no jugaría con una ouija ni loca, ni veo películas demoníacas a las 12. a.m, nunca... capaz que si existen y vienen y me comen, destazan/abducen/poseen/espantan, no, callénse, yo me muero, jaja.

Total, creo que no es muy sano ver Expedientes Secretos X a los 6 años :P

En la pic, el Sr. Edith con cara de "aaaaayyy amaaaá"

08 diciembre 2009

Dignidad

I

Siempre me relaciono con gente que no siempre comparte mi forma de ver el mundo, yo lo llamo tolerancia; Ricardo dice que siempre me junto con pendencieros porque me gusta arreglar la vida de los demás: ambas cosas son ciertas.

No nada más convivo con gente "pendenciera", como los llama Ricardo (aplíquese a mis amigos ebrios, irresponsables, vagabundos, busca pleítos, cracks, pachecos...) y de hecho suelo frecuentar a gente de todo tipo, en sus respectivos círculos: mis amigos libreros, los melómanos, los artistas, los 18añeros vagabundos, mis amigas fashion, los maduros, los geeks, los "hippies", los metaleros, los cristianos, los budistas, los brujo
s... y creo que el hecho de relacionarte con todo tipo de personas sin pertenecer a algun círculo en específico o casarte con un estilo particular te dota de una capacidad de observación que permite discernir sobre aspectos que mucha gente no aprecia.

Un extraño es aquel que se encuentra dentro de un lugar o un grupo, pero que no pertenece de origen a él, de manera que, aunque hable el mismo idioma, se sepa los mismo chistes, trabaje con los demás y sea conocido por todos, hay algo en él que de repente lo hace aparecer como un desconocido, como alguien que está adentro y es cercano, pero que al mismo tiempo es como si se alejara y estuviera afuera, y que por esta razón puede contemplar a la comunidad de otro modo, y aprender cosas de ellos que nadie puede conocer. Fernández, Pablo, 2004, La Sociedad Mental, España, Anthropos.

II

No se porque será que los humanos tratamos de engrandecernos humillando a los demás, como si por el hecho de que fulano es peor que yo, entonces yo soy mejor.

"Y yo escucho rock, y soy mejor que todos los mosalbetes que osan cumbianchear". "Yo cuido el ambiente y tú no, so tonto tercermundista retrógrado" "Yo leo a Kafka y tú no, soy superior". "Mi ropa es de marca, y la tuya no; tengo más dinero que 8 de cada 10 personas, así que aléjate de mi, pobretón" "Cine de arte wey", "Bob Dylan", "viene Metallica", "pinches posers", "pinches emos", "pinches cholos", "pinches: indios, albañiles, vagabundos, andrajosos, niñas fresas, juniors, raros, ñoños, cristianos..." PINCHE TODO

Como si el escuchar, vestir, gustar, saber, creer en algo te hiciera superior. Como si el ser más inteligente, más rico, más culto, hablar inglés, saber quien es David Lynch, o escuchar a Pearl Jam te hiciera más DIGNO.

¿Y qué es la dignidad?, ¿qué es lo que nos da el derecho a no ser llamados "
pinche X" por alguien más? ¿El haber leído más libros?, ¿El escuchar música más pesada, mejor, más armónica, más popular o más bella que los demás? ¿El saber miles de directores, canciones, lugares, nombres, músicos, pintores, escritores? ¿El tener lo más nuevo, más caro o mejor a la brevedad posible? ¿El escribir en un blog y que te lean 10, 20, 50, 100, mil o diez mil personas? ¿El salvar el ambiente cada día, adoptar niños, y salvar vidas en África?, y podría seguir preguntando toda la vida...

No estoy en contra (o a favor, para el caso) de todo lo arriba expuesto, ¿pero de qué nos sirve? Si en el fondo somos la misma mierda disfrazada. Es como ser una niña fresa, pero de negro y guitarras a toda velocidad, o como leer a Kafka, o a Jung o a Dostoievsky en una arena de lucha libre.

Todos vamos y nos sacudimos al ritmo de algo para olvidarnos de algo que nos espera bajo las cobijas; y bebemos, y fumamos, y nos metemos hierba, LSD, aire comprimido para limpiar el teclado de la PC, cocaía, café, chocolate o mínimo una Coca-Cola que nos embote los sentidos, a ver si así nos llenamos de algo, aunque sea un ratito.

Si no me creen nada más vayan a una fiesta. De cualquier tipo: ya sea que sean fresas, hippies, metaleros, intelectuales... casi en todos los casos la gente va a embriagarse;a actuar como estúpidos, con un asador unas veces, con karaoke otras, con chicas/chicos sensuales, con chismes; al ritmo de Iron Maiden, o de Paquita la del Barrio, o de Britney (o cualquier cosa de moda), con reggetón, o a chompear con Burzum; con sexo, o con acertijos bíblicos, con cuerdas fosfos y disfrazes. ¿No que muy diferentes? Y aún nos creemos más dignos los unos que los otros.

Los libros, las películas, los idiomas que hablas, el dinero que tienes, la ropa que usas, la música que escuchas, tu coeficiente intelectual, tu rango social no sirven para un carajo por sí solos: NO nos hace mejores o más dignos. Si a caso nos hará más cultos ¿y para qué diabos te sirve la cultura por si sola?

¿De qué le sirve la cultura a una madre soltera que nunca en su vida ha terminado un libro, y que tiene que alimentar a dos, tres o más hijos? Y me extiendo sobre esta cuestión en el siguiente punto

III

¿Por que nos gusta jactarnos de leer tantos libros, ver tantas películas, escribir, pintar o escuchar música tan elevada?, ¿Por qué sentimos ese placer malsano en burlarnos de la gente "inferior" por sus gustos, conocimientos y costumbres? Pongámonos a pensar cuáles serían nuestros gustos y conocimientos si hubiesemos nacido en pobreza, con un padre alcóholico, o que no hubieramos podido terminar los estudios por falta de dinero, de apoyo o de salud, pregúntate si tus gustos y tus ganas de leer un libro serían las mismas si vivieras en un barrio dónde todo lo que se espera de tí, es que te cases a los 16 años y llenes el mundo de gente de la que la "gente educada, culta y/rica" pueda reírse

Histórica y lamentablemente vivimos en un mundo dónde el conocimiento, la cultura, la buena música, las buenas películas, el dinero, y la buena ropa les estan negados a muchas personas. ¿Entonces de qué nos dignamos? ¿De que el universo se haya acomodado de tal manera que hubiésemos tenido los recursos, el apoyo,(o las ganas de conseguir estos)y ahora seamos tan superiores? Habrá quien se la halla pelado más que otros para tener todas esas cosas, pero precisamente eso, te hace darte cuenta lo difícil que es salir de ése círculo de vicio.

Porque si vas nadando contra corriente y luchas por no hacer caso y aprender y superarte y todo lo demás está la gente que te tilda de tonto, ingenuo, interesado, hipócrita y te dicen "pinche cholo( o indígena, o fresa, o andrajoso...), a qué le tiras"

Ok, yo sé que vivimos en un mundo al que le gusta generalizar. (Yo misma lo hago, incluso en este post) ¿pero acaso un hip-hopero no puede gustar de leer? o ¿un albañil no puede aspirar a hacer más en la vida?, o ¿les está negada la cultura a los pobres?

No recuerdo dónde leí que la cultura sólo es de aquellos que la pueden entender. Cierto. Si tu vas y le enseñas una película de esas llamadas "de arte" a un pandillero, probablemte la deteste, le aburra o no la entienda, o si le pones un disco de Enio Morricone, Bessie Smith, o Human Drama, Lila Downs...pero pensemos (de nuevo, yo sé que no estamos acostumbrados :P) ¿Qué es lo que nos hace a nosotros entender/aceptar/querer/gustar las cosas que a los demás no? Las cosas que hemos vivido, cómo y con quién las hemos vivido. Y eso muchas veces no depende de nosotros.

Si muchas, o casi todas las cosas que nos hacen ser "superiores" a los demás no están (en principio) sujetas a nuestra voluntad ¿De qué nos jactamos?

IV

Creo que todos somos dignos de respeto y tolerancia. Por muy chismosos, ignorantes, lacras, pobres, vanales que seamos. A nosotros nos dejan ser. dejemos ser.


Habrá quien quiera que se quemen todos los libros de desarrollo humano en
Gandhi, así como a algunos les gustaría que se quemara la sección de religión, o sociología, o biología, o todo administración. Todos estamos en derecho, y no porque a mi me me encantaría que se quemara Desarrollo Humano y sus librejos de "Sea feliz en 4 sencillos pasos" las personas que lean esos libros se merecen menos mi respeto y su dignidad, mínimo la que te otorga EL SIMPLE HECHO DE SER HUMANO.

20 octubre 2009

Por Garza Sada a 120 km/hr a las 2:00 a.m

Viernes de locos. Take the risk, baby. Just don't think, que importa si se acaba mañana, en 5 minutos o en dos años. Quédate así, no respires, nena; podría terminar si te mueves tantito, si palpita tu corazón.

Sí vale la pena, todo vale la pena, sólo por esta felicidad, aunque sabes que cuando despiertes el miedo estará allí en la mañana, esperándote a la orilla de la cama. Ahí está ahora, riéndose de como disfrutas el momento ajena a él. Just hug me, porque si me sueltas me voy a hundir en el miedo, retenme contigo 5 minutos y habrá valido la pena.

Sábado de aterrizaje forzoso
. Enfrentar las consecuencias, y explicarle a todo el mundo las cosas que nisiquiera tú entiendes. Encontrar alguna manera de no sonar tan boba y tan niña cuando cuentas lo que traes en esa cabecita y que cuando está adentro suena tan bien (quizá porque tu corazón también está adentro de tí) pero cuando sale por tu boca sounds very stupid. "Juro que en mi cabeza sonaba más perfecto"

Abre la puerta, porque tengo toda mi vida en estas bolsas y pueden robármela. Justo cuando las mentiras que me dije comenzaban a parecer reales y "Las cosas impulsivas funcionan" me estaba convenciendo. Glu, glu, glu. Adiós expectativas. Vale, el cristal de una ventana es de menos valor que mi vida. Y tal vez tu estés con ella, riéndote de mí. O no, pero tal vez hubiera sido mejor.

Un trago, mejor dos, o tal vez tres. Todo se siente como ir por Garza Sada a 120 km/hr a las 2:00 a.m. Shit, todo mi mundo se derrumba y yyshaa empezzzé a hablarr ashhhí. Al parecer no importa que tan poco pueda esperar de tí, siempre me vas a decepcionar. You should be stronger than me. Puedo rogar, es más lo haré, porque mi corazón dice que vales la humillación. Soy una piltrafa. Tu piltrafa, por cierto. Shit estoy dormida, bueno no, pero no voy a recordar nada, que servilleta de la verdad ni que nada. Peperonni mal digerido, y me dolerá el dedo en la mañana. I'm bleeding, pero de aquí del corazón. Más que un hambre es como un vórtice de verguenza. Ahora sí ya me conoces, honey. ¿Me sigues amando? Ash, que pregunta tan estúpida, lo que se ve no se cuestiona. Gracias por extinguir mi luz. Mea culpa.

Ya es domingo y ¡maldita sea!
porque no puedo odiarte ni 5 minutos. Desperté contigo y por un instante pensé que todo se iba a fucking arreglar. No es mi culpa ser tan ingenua. Me podría quedar tirada a tus pies lamiéndolos si sólo lo pidieras. Dios, pídemelo, porfavor. Don't you know you supposed to be the man? Y él miedo. Piensa nena, juégate una estúpida maldita carta. ¿No pensaste en esto? Lo siento niña, te lo dije. Estaba en tu cerebrito gritándote ¡STOOOOOP! Lástima. Tu debut y despedida.

Bueno, camina, con ganas de no volver. No digas adiós, haz como que nunca pasó. Es más nunca pasó. Estás soñando. ¡¡¡Please, wake up!!! ¿mande? Ah, sí, olvidé decírtelo. No funcionan los frenos. So sorry


Corrección. No fue viernes, sábado y domingo. Para que vean como ando. Fue domingo, lunes y martes, ja.

08 octubre 2009

Volver a empezar


¡Y quién diría que algún día me iba a volver responsable!.


Miles de años de tenerlos abandonados, ya sé. Pero no me gusta hacer las cosas a medias, y si hubiese continuado escribiendo por acá hubieran sido puras imbecilidades; y para esas ya tengo suficientes con las de la vida cotidiana, y si es lo que les gusta leer pues vayanse a leer el blog de Kevin, o algo así.


La verdad no traigo ningún tema en particular, hasta creo que se me olvido como escribir. Habrá que aprenderle de nuevo, ni modo de mandar casi 3 años al caño.


He vuelto. Sé que digo esto cada- mas o menos- mes, y luego me vuelvo a desaparecer, pero así me quieren. ¿o no?


Si pudiera, o tuviera el valor borraría -casi-todos los posts anteriores y empezaría este blog de cero. Así, está cosa. Pero, nel, me voy a quedar con esos bellos, angustiosos, a veces bochornosos y tontillos recuerdos.


Pero hagamos de cuenta que no.


En lo que respecta a mis andanzas por el mundo trabajo y estudio, que no es tan fàcil como suena, y ya me estoy volviendo una persona más o menos responsable. Volvieron personas, se fueron personas. A punto de dar pasos difíciles en pro de la mentada amistad, como no. Y bueno, más o menos feliz del corazón, con las sorpresas que da la vida, y así. Besos de Chocolate. Me estoy volviendo una cursi. Vestiditos de otoño. Soy tan niña, y así. ME DESCONOZCO. Sí mi yo de hace 3 años hubiera conocido a mi yo de hoy, probablemente le habría caído mal.


Vale, no puedo escribir algo en este momento, pero ya lo haré, es cuestión de que le vuelva a agarrar el modo. ¡Se me pasaron tantas cosas chidas para escribir! El festival Internacional de Cine de Monterrey, El festival de Santa Lucía, las elecciones, ya empezó la temporada NFL, y así.
Me voy, pero no me despido, al ratito les escribo algo.

23 junio 2009

Cosas

Comunmente se dice que lo material no importa. Las cosas van y las cosas vienen. Yo misma creo que en muchos aspectos es cierto: lo material no da la felicidad; cada día cosas van y cosas vienen. Todo por usar se acaba.
I.-

También es cierto que día a día convivimos con las cosas y de cierta manera las convertimos en una extensión de nuestra persona; les impregnamos nuestra energía, por decirlo de una manera, los llenamos de nosotros. Si un objeto está lleno de uno, no es un objeto cualquiera. Es un objeto que se ha fundido con la misma escencia de la persona y podría decirse, es parte de uno.

Piensa en una persona que quieras mucho, y piensa en como es...casi seguramente pensaras en su carácter, en su modo de hablar, en sus rasgos físicos... pero también en su ropa, en sus libretas, en sus anteojos, en sus zapatos. La magia de los objetos se da cuando uno no puede pensar en Ricardo sin imaginarlo con sus lentes oscuros, o cuando una simple roca nos trae a la memoria el primer día que vivió en su nueva casa, cuando cualquier

Los objetos tienen vida, no propia, sino la que insuflamos en ellos cuando los llenamos de historias, significados, recuerdos...si ellos los objetos carecen de interés. He ahí la diferencia entre las cosas que le importan a uno, y las que no. "Citafraseando" a Férnandez Christlieb (La sociedad Mental. Anthropos Editorial, 2004)


"...Objetos que no importan porque, después de todo, si alguien viene a decir que en el cuarto de junto hay una silla, que el otro día un señor se sentó en una silla, que una vez una silla se descompuso, uno le cree a la primra porque, para empezar, uno no es silla, y para terminar, a uno qué le importa [...] la existencia o inexistencia de un objeto es algo que no tiene que ver con uno [...] porque, a fin de cuentas, no interfieren en la vida propia y, además, si una silla se rompe o está ocupada, uno va y se sienta en otra, porque tales objetos son intercambiables. Pero si la silla resulta ser la mecedora de la abuelita que vivía con nosotros y a quien Dios tenga en su gloria se hace difícil verla como un objeto de lejos –a la silla–, porque cada vez que se ve la mecedora vacía donde tomaba el sol la abuelita, la vista de una se confunde con la visión de la otra, al grado que no se puede saber bien a bien donde termina la silla y donde comienza la abuelita, de modo que los contornos del objeto ya no son tan definidos, sino queempiezan como a reblandecerse, y a mezclarse con otros objetos y a interferir con uno mismo. La silla se vuelve un objeto cercano, y así, la mecedora de la abuelita ya no es igual a las demás, porque ya sólo es intercambiable en la medida en que lo es una abuelita"




Yo no tengo una silla-abuelita, pero tengo muchas otras cosas que son insignificantes materialmente (muchos dirían que son basura: tickets, boletos, plumas, lápices...piedras, fotos) y creo que todos de hecho sabemos lo que es valorar un objeto por algo más que su sustancia, su utilidad o su belleza.


II.-


Hace dos años mi vida comenzó a cambiar vertiginosamente, muertes, peleas, y cambios de hogar. perdí todas mis cosas. Mi ropa, mis fotos, mis libros, mis libretas, mis discos, mis regalos, mi playera que dice "No sé nada de nadie", la manta que me regalaron en mi cumpleños 14, mi mochila con cientos de pins, mi gorra morada, los zapatos más bonitos del mundo. Son objetos, muchas veces inento decirme que sin importancia, pero no es así. La historia de uno está en gran parte escrita por los objetos que le rodean.


Cómo te cuento de mis aventuras a los 4 años y te platico de la foto donde estoy sentada en un riachuelo juntando piedrecitas si nisiquera yo la tengo. Los objetos duelen,y se extrañan, los objetos se funden con uno mismo y le dan significado y presencia a los recuerdos.
Yo puedo recordar ese día en el río, pero ver la foto, y sentirme de nuevo ahí es otra cosa. Yo sé que he leído "Las uvas de la Ira" un montón de veces, y que puedo volver a comprar el libro, pero jamás será el mismo libro que me regalo mi madre, y que leí en mi cama con una lámpara hasta la 1 o 2 de la madrugada y que cambió mi manera de pensar en y ver los libros.


Yo sé y estoy agradecida por todo lo que tengo, tengo nuevas cosas, tengo nuevos recuerdos, pero no puedo evitar necesitar ésa parte de mí. Mis cosas, mis pasado.

26 mayo 2009

Desde el principio

Una vez leí una novela de un autor latinoamericano en la que se hablaba sobre una mujer que acostumbraba recortar fotografías de su hijo desaparecido para pegarlo después en otras fotos con ella, con otras personas o en lugares en los que no había estado, de manera que, al menos en las fotos, existían esos momentos eternos en esos lugares y tiempos que nunca fueron.

Lo primero que vio cuando llegó de la universidad (estudia una licenciatura en lenguas hispánicas), al entrar a la casa, fue el mar de revistas, recortes, pinturas y demás cosas que me rodeaba. Estaba sentada en el suelo de la sala, entre dos grandes sillones negros, con un recorte de papel amarillo en la mano y un pincel con pegamento blanco en otra.
-¿Qué haces?- quiso saber, mientras observaba atónito mi desorden artístico.
-Nada- contesté sin restar atención al trozo de revista amarillo que acomodaba cuidadosamente sobre un gran pedazo de papel azul, que en una esquina tenía sobrepuesto un pequeñito brochazo anaranjado y en el centro la frase “Going public” (que recorté de Wonder Time o alguna otra revista gringa de las que guardo en la caja que dice “Revistas para recortar” y que en ése momento se encontraban desperdigadas sin ton ni son en la bonita alfombra anaranjada de James.
-Que nada tan interesante- comentó, al tiempo que examinaba concienzudamente mi obra inconclusa y al ver la superficie del lienzo repleta de pintura, papel, y otros materiales, preguntó: -¿Te falta mucho para terminarlo?-
-No lo sé- dije, con la mente aún dispersa -Le falta algo, pero aún no descubro qué- Analicé mi trabajo y unos instantes después añadí: -Siempre queda algo por plasmar, lo cual es encantador, pero este vacío es más grande de lo que debería ser-
-Leí algo parecido en un libro que se llama “La sociedad mental” es de…
-Fernández Christlieb- interrumpí
-Sí- Sonrío y a continuación se alejó caminando hacia la cocina.

Dos horas más tarde yo sigo intentando decir lo indecible, ahora con piedrecitas color púrpura y UHU. De repente, escucho desde su recámara el suave y alegre flotar de unas notas semi-blueseras que brotan de sus dedos que tocan -sin tocar- el piano y su voz cantando -sin cantar-

Ella…
Ella en amarillo.
Ella y no alcanza el silencio.
Ella y el
torrente de colores que no saben cantar.


Escucho -sin escuchar- y me pierdo en la sensación. Tomo un pincel que está tirado cerca de mí entre el remolino de cosas y escojo algunos verdes y amarillos de entre los acrílicos, los mezclo en una hoja de periódico y comienzo a dibujar una de mis espirales.

Al pensar en la espiral y en todo lo que significa para mí- aquello que seguía y que sigue y que seguirá, aún si dejo de pintarlo en verde, y que es todo y es nada, y soy yo y eres tú- comprendo como debieron ser las cosas.

Busco entre mis fotos y encuentro una de hace tres años, cuando recién nos conocíamos. Estamos riendo y abrazados, junto con Ricardo (a mi derecha), y Sebastián y Antonio (a su izquierda): estábamos en la fiesta del cumpleaños número veintidós de Estela. Nos vemos felices, pero no lo éramos -aunque no sabíamos que no lo éramos- Yo tenía quince y el dieciocho. Yo con drogas y sangre, el con sangre y drogas. Recorto su figura de otra fotografía, que es de hace dos semanas, cuando fuimos a escalar. Voy a mi habitación (la cual era su “cuarto de libros” antes que yo viviera con él) y encuentro mi cámara instantánea; tomo un retrato de mí entre un caos de papel, pegamento, botecitos de óleo y acrílicos… recorto el fondo de la imagen y nos pego a los dos (yo sobre mí misma en versión gótica, y él sobre sí mismo en versión metalera) al lado de nuestros amigos y después la nueva foto - ése nuevo recuerdo, que nunca fue, pero ahora sí es- sobre la espiral color verde infinito.

Es la misma fiesta: Ricardo, Yo, James, Sebastián y Antonio festejando a Estela. Pero él y yo somos como debimos ser desde el principio.

20 mayo 2009

Cuando te encargan tareas chidas y aprendes algo

[…] es que la cultura nos influye y compete a todos: cultura es todo lo que somos, vivimos y hacemos, es aquello que nos identifica -y de hecho, podría decirse, es lo que nos hace- humanos.

[…] de ahí la importancia de identificar en mi propia vida y experiencia la influencia-positiva y negativa-de mí cultura y las que me son ajenas. Este punto en especial me llamó bastante la atención, ya que me dí cuenta que aunque la cultura es algo que se hereda, algo que viene en conjunto con el lugar donde vivimos y las personas con las que crecemos, también es algo que se aprende, y se puede analizar, debatir, e incluso se puede estar en desacuerdo. Por tanto, si uno analiza la cultura propia y la compara con otras puede llegar a un aprendizaje significativo de los puntos “positivos y negativos” (por decirlo de una manera) de cada cultura, lo que lleva a una adopción de los hábitos y costumbres deseadas, y la eliminación o neutralización de las indeseadas, lo que conlleva una mejora como humano, o incluso -si el aprendizaje se da en un nivel de sociedad- una mejora como humanidad.

Otra conclusión a la que llegué es que sí cada cultura se desarrolla influida por el contexto biológico, físico, climático –en resumen, con factores externos a los que le competen a la mente humana-, y por tanto es la expresión de la adaptabilidad del humano a su entorno, no hay culturas mejores o peores, simplemente diferentes, y por esto se exige del hombre -en la definición de la UNESCO como el ser racional, crítico y ético- una aceptación, más no adopción, que lleva a la tolerancia y respeto hacia toda aquella cultura distinta a la propia.

05 marzo 2009

Yo soy, porque tú no eres


En mi vida hay una persona que, para definirse a sí misma, siempre, pero lo que se dice siempre, utiliza frases del tipo:

(algo bueno sobre mí) + (algo malo sobre tí) = Lo genial que soy


Por respeto al extraño cariño que siento por esa persona (algo raro porque generalmente éste tipo de personas me chocan) no mencionaré su nombre, pero ella sabe que me refero a ella xD.


"Mi cabello se ve súper bonito, no como tú que estás pelona", "Se me ve B-R-U-T-O este pantalón, que no te quedaría a tí" etc, etc. me parecen formas de autoafirmación; autodefinirse en base a lo que los demás son o no son. Si tu eres fea, yo soy bonita...por ende, si tu fueras bonita yo no sería bonita. ¿No es acaso una señal de baja autoestima? Lo gracioso (por llamarlo de alguna forma, porque de hecho no es gracioso) es que esa misma persona carga una máscara de una grandiosa autoestima, pero cuando nos fijamos bien en sus comentarios y actitudes, como son: utilizar frases "yo soy bonita, porque tu eres fea", o proclamar cada 5 min " Me veo genial", a todo mundo, en todo lugar y así y así, nos damos cuenta que tal persona lo que necesita urgentemente es:


1) Atención. La cual muy probablemente recibe siempre, pero no por las razones que le gustaría recibirla (amor, cariño, interés, admiración) sino porque simplemente es imposible ignorarla. Y prefiere portar una imagen de niña "bien", "fashion" y "boba" para ganarse el favor de todos, a realmente crecer como persona y ganar atención por verdaderos logros.


2)Identidad Propia. Porque la imagen que tiene de si misma depende de la opinión, estado o posición de los demás. Es bonita porque está entre feos. Se viste bien porque está entre persoas que no lo hacen, etc, etc.


3) Amor propio.- Porque realmente es una buena, inteligente y tiene buenas cualidades; pero, o no se da cuenta, o no las valora, o pertenece al inmenso mar de gente que prefiere jugársela fácil y ser una más del montón.


Se me hace una actitud muy...triste (había pensado en tonta, pero me puse a pensar que realmente debe ser muy duro definirte en base a los demás, y vivir con el "miedo" de desagradarle a alguin, o no ser bonita, perfecta y bien)esconderse en una máscara de perfección y felicidad, cuando se llevan por dentro tantos demonios de infelicidad e inseguridades.


me largo

15 febrero 2009

Ou libéré?



"Mi abuela arrojó el primer puñado de tierra sobre el ataúd mientras lo descendían. Luego lo hizo tía Atie. Luego yo. Lancé otro puñado en nombre de mi hija, que no estaba allí, pero formaba parte del círculo de mujeres de cuyas lápidas se habían elegido nuestros nombres.

Desde lo alto de la colina vi nuestra casa, entre las demás colinas y los cañales.

No pude soportar ver cómo arrojaban tierra sobre mi madre. Dí media vuelta y corrí colina abajo, delante de los demás. Noté cómo se me desgarraba el vestido mientras bajaba la colina cada vez más deprisa.
~

Había pocos hombres trabajando en los cañales. Me adentré en el campo, atacando la caña. Me quité los zapatos y comenzé a atacar un tallo. Le pegué y le pegué hasta que comenzó a doblarse. Lo empujé hasta el suelo, pero se me escapó y me golpeó el hombro. Entonces me puse a tirar de él, arrancándolo del suelo. Me sangraba la palma de la mano.

Los cortadores de caña me miraban como si estuviera poseída. La multitud del funeral ahora estaba entre los cañales, viéndome golpear y maltratar las cañas. Mi abuela sujetó al sacerdote cuando este hizo ademán de venir hacia mí.

Mi abuela gritaba como las mujeres del mercado:
-Ou libéré?- (¿Eres libre?)
Tía Atie se hacía eco de ese grito, la voz tembolorosa con los sollozos.
-Ou libéré!- (¡Eres libre!)
~

Siempre hay un lugar donde las mujeres viven cerca de los árboles, que al soplar el viento, suenan como música. Estas mujeres les cuentan historias a sus hijos, para que disfruten, y también para asustarles. Estas mujeres son linternas que se agitan en las colinas, las luciérnagas de la noche, las caras que se cierran sobre ti y recrean los mismos actos impronunciables que han vivido. Siempre hay un lugar en que las pesadillas pasan de generación en generación como reliquias. Donde las mujeres, como cardenales, regresan para verse la cara en el agua estancada.

Vengo de un lugar donde la palabra, los ojos y la memoria son uno, un lugar donde llevas tu pasado como los cabellos en la cabeza. Donde las mujeres vuelven a sus hijos en forma de mariposas o de lágrimas en los ojos de las estatuas a las que rezan sus hijas. Mi madre fue tan valiente como las estrellas del alba. Ella también procedía de este lugar. Mi madre fue como esa mujer que no podía parar de sangrar, la que cedió su dolor para vivir como mariposa. Sí, mi madre fue como yo.

Desde el interior del cañal, hice todo lo que pude para decírselo, pero las palabras no me salían. Mi abuela se me acercó, me puso la mano en el hombro.

-Escucha. Escucha antes de que pase. Paról gin pié zél. Las palabras pueden darle alas a tus pies. Hay mucho que decir, pero ya no te queda tiempo-dijo-. Hay un lugar en el que se entierra a las mujeres con ropas de color de fuego, donde se echa café en el suelo para aquellos que se nos adelantaron, donde la hija no es del todo mujer hasta que su madre ha pasado a mejor vida. Siempre hay un lugar donde, si escuchas la noche atentamente, oirás a tu madre contar una historia, y cuando acabe te preguntará: "Ou libéré?; ¿Eres libre, hija mía?"

Rápidamente, mi abuela me puso un dedo en los labios.-Ahora-dijo-, ya sabrás cómo responder."


Palabra, ojos, memoria. Edwidge Danticat. Fragmento.

27 enero 2009

Decir No

I
Me he dado cuenta que hay muchísimas personas que tienen dificultades para decir NO. Una palabra tan sencilla no debería resultar tan complicada; me refiero a que hay algunas personas que no saben expresar su disgusto, su indiferencia, su negativa a cualquier situación; algo tan sencillo como: "No, gracias, no quiero" y me parece increíble que hay personas que no son capaces de decirlo.


Muchas veces he visto a gente comer comida que no apetecen, ir a lugares que no quieren, decir cosas que no quieren, salir con alguien que no les gusta por el simple miedo a decir NO. No es tan difícil, sino lo que implica: que no estas a gusto, que no estás de acuerdo, que no te agrada la idea, y la mayoría de las personas que temen decir NO no quieren sentirse diferentes, quieren ser aceptadas y no les importa reprimir sus propias ideas con tal de encajar.


No quiero, No puedo, No tengo, No debo, No, gracias; No.

II

Algo de lo que puedo sentirme orgullosa, en medio de toooooodos mis defectos y debilidades, es que nunca he dicho Sí queriendo decir NO( al menos no en cosas importes), no me parece correcto callar mis ideas, o sentimientos sólo por que la persona con la que estoy hablando no está de acuerdo; mis amigos lo saben, podrán tener todo un mundo de ideas, creencias y valores parecidos a los míos, pero en los puntos en que estemos en desacuerdo, así se van a quedar: por una sencilla razón NO VOY CAMBIAR MIS IDEAS PORQUE TÚ NO ESTÉS DE ACUERDO.


Yo no fumo, y no consumo bebidas alcohólicas, la mayoría de mis amigos sí. Cuando voy a una fiesta o algún lugar donde todo mundo está bebiendo y soy la única que no lo está haciendo es raro, pero no voy a beber simplemente porque todos lo hacen, si no quiero, si he decidido no hacerlo, es NO; igual con el cigarro y cn muchas cosas más.


El problema de ser yo es que hay muchas personas con gustos parecidos: música, arte, películas y demás...pero la mayoría de estás personas no comparten muchos, o niguno de mis ideales o creencias. Es fácil encontrar a un liberal, o intelectualoide o alguien que pinte, cante o haga algo interesante que me caiga bien, pero es difícil que esa persona crea en el matrimonio, no fume, no tome, tenga una profunda fe...etc; o al contrario puedo encontrar a una persona con las carácterísticas anteriores, pero probablemente no compartirá muchos de ms gustos "superficiales" No es que excluya a nadie, es simplemente que realmente es muy difícil; pero uno no encuentra amigos verdaderos a menos que sepas decir No y que esas personas sepan respetar tus NO, y aún así quieran seguir contigo, muchas veces si no encajas en algun grupo de personas (o en mi caso, si encajas en muchos sub grupos) encontrar a gente que piense como tú es muy difícil.

III

Ser auténtico no tiene porque ser sinónimo de rebelde, y ese es un gran error en que caen las personas, creer que porque soy o quiero ser DIFERENTE debo estar en contra de todo y todos. Yo soy auténtica, y a veces rebelde, pero hay muchas reglas, valores, y creencias sociales con la que estoy de acuerdo, y que sigo o creo en ellas, y eso no me hace más falsa o menos original que si rompiera absolutamente todas las reglas.


Exige real valor y verdadera fuerza de convicción saber decir no cuando se está rodeada de personas que creen ser muy diferentes al resto de las personas, pero en realidad son igualitas. Ya lo había dicho en otro post: no hay mucha diferencia entre una persona estúpida que escucha pop a una persona estúpida que escucha "buena música"; escuchar x o y género no te hace más inteligente, más humano...conozco perfectos imbéciles metaleros, perfectos canallas poperos, perfectos ebrios blueseros.

Muchas de las personas que creen ser tan liberales y de mente abierta son exactamente igual de cerrados tontos que aquellos a quienes critícan. Encasillar a las personas por la música que escuchan, las cosas gustan o disgustan es una forma de intolerancia.

Tengo un amiga que escucha música emo, tengo varios amigos (y varios amores distraídos xD) hip hoperos, una amiga vaquera, familia pagana, familia cristiana, escucho soul, escucho black metal, me gusta Family Guy, amo The Grapes of Wrath, amo el gotcha, y amo el yoga...QUE MI COPA ESTÉ BIEN LLENA, de personas, de personas, de vivencias, de saber, de lugares.

IV


En conclusión, cerrarse a las personas simplemente por "lo de afuera" es cerrarse a la vida, uno puede ser metalero, y desquiciado (como yo sabré) y decirle no al alcohol, al cigarro, y a cualquier otra cosa que me plazca y no por eso soy menos o más.

El post viene al caso porque cierta intolerante y borreguita persona se atrevió a decirme que era una conservadora, intolerante y cerrada por el simple hecho de pedirle que no fumara en mi cara (una cosa es fumar en mi presencia, y otra fumar casi encima de mí) y porque esa misma personita metalera, tan irreverente, open mind y rebelde como se cree osó decir que fumar es parte de su tan diferente estilo de vida...ajá, tan diferente como el montón de pubertos (fresas, hippies, rockeros...)que fuman por llamar la atención.
Cada quién su vida. Yo a lo mío, nunca he caído ni voy a caer (al menos no quiero, y ya es ganancia) en ninguna tribu, porque aunque me guste esto o aquello de un grupo me va a gustar otro tanto de otro.
Me largo.

24 enero 2009

Escribir

Como bloggers creo que ha todos nos pasado: en algún momento u otro tenemos un vacío ( o como en mi caso, un lleno total) en la mente y no podemos escribir, la idea está, pero no las palabras, o pasa que están las palabras, pero una vez escritas pierden sentido, fuerza o belleza.

I

Escribir en un blog no estan fácil como parece, tiene su chiste, y muchas veces es un dolor de cabeza. Creo que ya lo he dicho muchas veces, pero cuando empezé mi blog no tenía ni la mínima idea lo que esto significaba, simplemente dije "Oh, chido un blog" y ya; al principio nunca imaginas que alguien te vaya a leer, podría decirse que en ese aspecto es una etapa mucho más limpia, en el sentido de que escribí lo que quería (eso, al menos en mi caso no significó que escribiera mejor". En cierto momento me di cuenta que me leían, y no 20 personas si no muchas más y fué algo así como "Wow, soy famosa" (no se rían, era joven...y ebria xD) y empezé a escribrir para los demás, pero sin estar realmente conciente de todo lo que implicaba y la responsabilidad que eso me confería. Después de ciertas mini-etapas creo que hace unos meses encontré realmente mi estilo de "blogger" la línea de temas sobre los que me gusta escribir, y la forma como me gusta hacerlo: mis vistas bajaron mucho; me dejaron de leer las personas que entraban a leerme por morbo, o por estupideces, y se quedaron practicamente nada mas mis amigos (de hecho mantengo un promedio muy regular de visitas, unas 50, y son prácticamente las mismas personas xD) pero estoy contenta con así.

II.

Escribir en un blog a veces me da miedo, porque me leen otras personas, porque de una forma u otra, lo que yo escriba puede influenciar, los pensamientos de esas personas: no hablo de agradar o no agradar, hablo de la forma como todo lo que leemos introduce información, datos y nuevas formas de pensar en nuestra mente, lo que nos permite crear nuestras propias opiniones, ideas y posturas a partir de esos datos y la información anterior a ella con la que contamos. Lo que yo escriba puede influenciar, apoyar o cambiar la forma de pensar de otra persona. Este razonamiento me ha llevado a preguntarme siempre antes de publciar algo en mi blog ¿Es esto realmente lo que quiero transmitir?, ¿Mi escrito ayuda en algo a alguien, construye, informa...o por el contrario, perjudica, destruye o difunde algo que en mentes equivocadas podría ser nocivo? Sé que suena demasiado paranoico, pero la verdad es que nunca sabemos las consecuencias de nuetras acciones, palabras, o como en este caso, de nuestros posts.

Un ejemplo muy sencillo: Hace como un año y medio escribí un post, sobre los emos "La Invasión EMOfrodita", el cual hasta el día de hoy sigue siendo uno de los posts más visitados, cuando empezó toda la maraña de cosas y se desató la "EmoFobia" y las peleas entre darks y emos me dí cuenta que yo de alguna forma (tal vez minúscla e insignificante, pero al fin existente) yo había contribuído a ese circo de ridiculez, mediocridad y odio, cuando en realidad a mí los emos simplemente me dan risa, pero la verdad, como ya he escrito antes CADA QUIEN HACE DE SU VIDA LO QUE PAREZCA MEJOR. Si los emos quieren ser emos, pues déjenlos ser emos, a mí no me afectan, yo igual como 3 veces al día, igual me duermo en la noche. Ok, no estoy de acuerdo con ellos, no me caen bien, me dan risa y tal, pero no me afectan...¿porqué? Porque tengo suficientes problemas para meditar, solucionar y arreglar en mi vida, tengo cosas más importantes en que pensar, como para dedicar mis pensamientos, energías, y odio hacia ellos.

He recibido un don de amor (para los que no sepan esa historia, la explicaré en otro post), soy un ser de luz, otras personas lo han visto en mí. No voy a ser un medio de intolerancia, estupidez, mediocridad o destrucción ni en mis acciones ni en mis escritos, más aún cuando lo que yo escriba pueda afectar a otros.

Todo lo que divide al hombre, lo destruye

Más sobre este tema en posts próximos, porque el tema de este post no era ese: sino lo díficil que es escribir en un blog, sobre todo cuando es tan sencillo escribir babosadas, subir un video de Youtube, o poner una imagen chistosa. Es difícil querer escribir sobre temas importantes y no saber como hacerlo, es difícil preocuparte sobre el efecto de tus palabras.

III

No es que me olvide de mi blog, o que ya no quiera escribir, es que ya no soy igual a hace dos años, es que ya NO PUEDO escribir estupideces, ya no me llena, ya no me gusta, así no soy yo ahora.

Gracias a las personas que me siguen leyendo, gracias por los comments, leí una vez , en la revista Posdata (Año 4, Núm. 3, Marzo 2006, pág. 14) que Ofelia Pérez Sepúlveda dijo en El Norte "Todo gran libro(o en este caso, todo gran blog) lo es si tiene grandes lectores": Si mi blog es un buen blog, es porque tengo buenos (inteligentes, tolerantes, sabios) lectores :D.