07 junio 2010

Siguiendo el XX Encuentro Estatal de Teatro. Reseña "Sueño" de Hernán Galindo

I.-

Hasta ayer pude asistir a una obra de las presentadas dentro del marco del XX Encuentro Estatal de Teatro, mi selección fue "Sueño" la adaptación de Hernán Galindo de "Sueño de una noche de verano" de William Shakespeare que se presentó en el Teatro de la Ciudad.

Antes de decir que pienso de la puesta en escena, tengo que aclarar que aunque no soy una experta, tengo algo de experiencia en teatro, tanto en el escenario como espectadora. Sobre la obra "Sueño de una noche de verano" considero que tengo un conocimiento mayor al promedio, por ser admiradora de la obra de Shakespeare y haber visto presentaciones de esta obra varias ocasiones, tanto mexicanas como estadounidenses. ¿Qué quiero decir con esto? Que mis críticas no son infundadas o a la ligera.

Apoyo el arte en todas sus expresiones, siempre he alabado y promovido el teatro en el estado, me agrada que exista la iniciativa de directores, actores y público para presentar obras ya sean con o sin mucho presupuesto, universitarias, comerciales o independientes. Pero también creo que el solo hecho de estar "difundiendo" el arte no te hace merecedor de todos los aplausos. Pienso que la crítica constructiva es lo que hace que la calidad de las producciones suba. Y aceptemos algo: son pocas las obras en el estado que presentan un nivel alto de calidad. Casi siempre aplaudimos "las ganas que le echaron" "el esfuerzo que les costó" y sí, es admirable, pero no lo es todo.

II

Vayamos por partes. ¿Me gustó la obra? Sí, pero no. 

Se nota que es una producción elaborada (la obra lo exige) se nota el esfuerzo y en general hicieron un buen trabajo. Los actores tienen talento: sobresale la actuación de Julio Vargas (Puck) que es sencillamente encantador en el personaje. Algunos aspectos de la escenografía y el vestuario/maquillaje se notan excelentes, mientras otros estuvieron desatendidos o se vieron de los más intrascendentales. La iluminación y el sonido estuvieron muy bien, especialmente la primera.

Sé que es una "adaptación" por tanto pueden cambiar algunos diálogos, suprimirse escenas, personajes y demás. Ok, esto lo acepto y tomo en cuenta. 

Lo que no me agradó para nada fueron los vestuarios "modernos" que utilizaron algunos personajes. Así mismo, los vestuarios de los cuatro enamorados estaban por demás sencillos y faltos de carácter. No sé la razón del descuido, o si fue intencional. Los vestuarios de los "seres de la noche", Oberón y  Titania, así como el maquillaje de Puck son excelentes ¿en qué radicó la diferencia entre la calidad de unos y otros?

La escenografía fue sencilla, aunque en algunos momentos se mostraba más que aceptable: la puerta del principio y el lecho de flores de Titania así como el fondo del bosque. Aunque en lo demás fue muy simple y austera. 

La coreografía de las hadas, así como los juegos de movimientos entre los personajes principales, los "seres de la noche" y las hadas en el bosque me parecieron extraordinariamente bien coordinados, en lo general. Se nota que algunos de los actores manejan técnicas de ballet; no sé si impartidas durante el montaje o anterior a él, pero se lucieron con algunas escenas de danza.

En cuanto a las actuaciones como ya mencioné, salta a la vista que sí hay talento. Aunque hay un detalle que he notado en varias producciones de la UDEM y es que en casi todas las obras los actores tienden al overacting,  a los gritos innecesarios y a la "comedia" involuntaria. No es del todo malo. Pero la diferencia entre una buena obra universitaria y una profesional son esos detalles. Es en cierta medida chocante ver a Lisandro (Jorge Monterrubio) o a Demetrio ( Enrique Galdeano) desgañitar ridículamente en escenas donde era completamente innecesario y el sentido del texto es otro: en general las escenas de discusiones/peleas de los cuatro enamorados caen en lo inverosímil. Me ahorraré los comentarios sobre el enfrentamiento entre Helena y Hermia. Igualmente las actuaciones de Lanzadera y compañía las dejaré de lado en este comentario sobre el overacting porque se supone que ellos son el elemento gracioso de la obra.

La producción, el director y los actores tenían todos los recursos para hacer una presentación muy buena (se nota el talento, el esfuerzo, la creatividad...) pero se quedaron a medias. Al menos yo como espectadora me quedé con ganas de más, sé que pudieron haberlo hecho pero les faltó algo. Como dije al principio, sí me gustó, a secas, no es mala, pero cumple a medias.



III.-

La otra parte de mi crítica y lo vengo diciendo desde hace mucho va (en parte) hacia al público. ¿Por qué estamos a acostumbrados a ir al teatro a reírnos? No hablo de las comedias, sino de reírse nada más a lo menso, en situaciones que no llevan ese sentido. En parte eso a provocado que los actores tiendan a bufonizar todo lo que actúan, como que si no te ríes ya es mala la obra, así sea un drama, un tragedia o lo que sea: a fuerza nos queremos carcajear. He estado en varias presentaciones que no tienen nada de comedia y al menor comentario sarcástico la gente se tira a reír como si fuera el mayor chiste del mundo. ¿de veras nos hemos tragado el cuento de que "Sex and the crisis" y "Acá las Gorditas" es EL teatro?

Nota: las fotos del post son 1) de la página de CONARTE, 2) de Agencia Informativa UDEM, la 3) es una captura de Youtube y la 4) es mía.