06 agosto 2010

Siguiendo el Festival de Teatro de Nuevo León. Reseña: "Pueblo Rechazado" y Homenaje a Francisco Sifuentes.


El pasado miércoles dio inicio el Festival de Teatro con la puesta en escena de la obra "Pueblo Rechazado" dirigida y actuada por Francisco Sifuentes.

Pueblo Rechazado es una obra documental de teatro, escrita por Vicente Leñero en 1968, polémica en su contendio y por retratar personajes reales ( El prior Gregorio Lemercier, el obispo de Cuernavaca y el psicólogo; personajes principales de de la obra). La trama de la obra es la siguiente:

"El conflicto trata un problema religioso real suscitado en el monasterio del obispado de Cuernavaca donde se practicaba el psicoanálisis por medio del cual se medía al candidato al sacerdocio si su vocación sacerdotal era auténtica o no; los cual indignó al Vaticano y se vino encima un juicio del santo oficio sobre el prior Lemercier, juicio en el cual el cual el obispo Méndez Arceo atestiguó a favor del prior, y ambos fueron censurados por el Vaticano."1




La obra es buena a secas, se nota el talento de Sifuentes como director. Sin embargo para ser una obra de esa calaña, creo que pudo haber dado muchísimo más. El talento estaba allí y no se explotó.

Una escenografía limpia y sobria sobre el cual es llevada toda la acción implica que los actores tienen todo para lucirse por sí mismos, y en este caso no fue así. Música de cantos gregorianos y orquestal que pasó sin pena ni gloria, no es mala, pero no es especial en absoluto, cae en lo obvio. En cuanto a las actuaciones en general, aunque se cumplió, no hubo nadie que resaltara salvo por la importancia de su personaje: actores tibios, un poco desabridos. 

Es de reclamar que la actuación de Fco. Sifuentes, personificando a el prior Lemercier -protagonista- no brilló en absoluto: voz muy baja, casi sin inflexiones, apenas dando lo necesario.

Una hecho que llamó mi atención y para mal es una escena donde dos monjes corren jugando, tropiezan y caen uno sobre otro, se crea una tensión ¿sexual? y están a punto de besarse justo cuando llega el prior y uno sale corriendo mientras el otro cae a las rodillas del prior disculpándose y suplicando. Escena fuerte, temática homosexual en un monasterio, pensé -¡Que huevos! no solo del guión, sino porque no importa que tan buen actor seas, es un reto hacer ese tipo de escenas...hasta que en otra escena me doy cuenta que uno de los monjes involucrados en la escena era personificado por una actriz: eso le quita completamente el mérito. Lo pasé por alto pensando que el hecho de que fuera una mujer sería usado más tarde en el argumento, pero eso no pasó nunca. Al parecer la única razón de que fuera una mujer quien interpretara a ese monje era esa escena del "beso", ¿no querían a dos hombres actuando esa parte? Simplemente me pareció mal.

La iluminación fue buena, apoyada con la penumbra general del escenario y la simplicidad de sus componentes crearon una buena atmósfera y elementos visuales misteriosos que capturaron la atención del espectador. La cruz en la parte superior de la "colina" fungió como un elemento importantísimo, simbólico, físico e irreemplazable, la iluminación a esa área muy acertada, todo eso creo un foco de atención muy bueno y se agradece. Los vestuarios fueron buenos, no había gran marco para innovar en ese aspecto, pero se veían trabajados y presentables.


Como ya se mencionó, la obra no fue mala, sin embargo cuando una obra tiene el guión, el director, los recursos, el nombre, el acierto en la escenografía...no puedes más que ponerte al nivel y elevar tus expectativas. Esta puesta en escena tenía todo para brillar, pero no se lució como debía.

Al terminar la obra tuvo lugar una ceremonia de Homenaje a Francisco Sifuentes. Se develó una placa y el director/actor pronunció unas palabras entre las que me quedo con una frase: "El teatro es efímero". El artista declaró también “Una vez que pasa el trabajo artístico, como que uno ya no siente ganas de volver aquello, le rehúye, siente culpa, miedo de volver a verlo, pero este reconocimiento que me hace Conarte me hace revivir la memoria y decir que lo que he hecho, ha valido la pena”2. Enhorabuena por él y su trabajo.


El Festival continúa hasta el 14 de agosto con distintas obras. Para checar el programa y más información visiten mi post sobre el evento donde también encontraran la dirección de la web y los teléfonos de CONARTE.

Clic en las imágenes para agrandar. Fotografías tomadas por Octavio Villalpando y por mí.

1.- Reseña tomada del folleto informativo del Festival de Teatro.

3 comentarios:

Alexander Strauffon dijo...

Demonios. Yo quería ir al teatro hoy, y se me olvidó!

Bueno, ya me contarás qué tal estuvo la de Justine y Juliette...

Saludos, mi artista favorita! :)

May dijo...

Ohh que mala onda lo de la actriz para la escena con tensión sexual, desgraciadamente de toda la reseña esta es la parte que me llamó la atención... los humanos siempre le damos más importancia a lo malo que a lo bueno... espero poder ir ahora que me cambien mi horario. Gracias por la información.

Edith.BlackSoul dijo...

Alex: No sabes de la obra que te pediste. Salí no solo satisfecha de la obra, sino agradablemente impresionada y con una sonrisa de alegría. Da gusto que se haga teatro de calidad y Justine & Juliette es una obra de gran calidad.

May.-Súper mala onda. La verdad sí le quitó mucho mérito a la escena el que fuera una actriz.