20 septiembre 2010

Medicinas, remedios, curas fáciles: somos adictos.

Enfermedades hay por montones y si nos faltan las inventamos. Pocas veces caemos en la cuenta de la cantidad inimaginable de suplementos, vitaminas, medicinas y remedios que consumimos en nuestra vida cotidiana para solucionar, mitigar o prevenir estas afecciones:

Yogurts contra el estreñimiento, sales y medicamentos contra la gastritis, suplementos vitaminados, para abrir el apetito, para regular los niveles de azúcar, para que los niños crezcan sanos, para agilizar la memoria y la vitalidad...alimentos con probióticos, bebidas vitaminadas, energéticas, entre otras, comidas enriquecidas con minerales, vitaminas o libres de colesterol, lactosa, grasas, sodio... fórmulas naturistas de todo tipo de ingredientes casi "mágicos" para todo tipo de dolencias, en fin: literalmente cientos de productos; y eso sin contar los destinados a bajar/controlar/desaparecer peso y mantener la línea, porque ahí sí, nunca acabaríamos.

¿De verdad es un beneficio para nuestra salud consumir todos estos productos o somos participes de una obsesión colectiva hacia las medicinas y las enfermedades? Porque de un tiempo para acá todo mundo tiene gastritis, jaquecas, estreñimiento y demás. Dejemos de lado el argumento de que "ahora la vida es más frenética que antes" y que el estrés sea la causa de todos estos padecimientos; que no lo niego o pongo en duda, simplemente ese no es punto del post, sino cuestionar si acaso no estará todo en nuestra mente, si no será un padecimiento, pero social.

Después de todo, no con la avalancha de menjurjes y fórmulas se han erradicado las dolencias y carencias: sigue habiendo tanta o más gente con malestares, niños con infecciones, señoras con estreñimiento, etc.

Si siguiésemos la lógica que predican los anunciantes que prometen resultados maravillosos, instantáneos, duraderos y fáciles prácticamente este tipo de padecimientos "cotidianos", por llamarlos de alguna manera, (no me refiero a enfermedades graves, sino a esos achaques más comunes que muchas veces tratamos de forma casera) habrían desaparecido de la vida corriente. Por el contrario, diariamente cientos de personas sufren molestias continuas ¿y qué hacemos? Probamos un producto tras otro; ahora lo natural, ahora lo químico, después remedios rápidos...cambiamos de marca, de presentación, incluso de padecimiento.

Se puede apelar a intereses económicos de parte del sector farmacéutico y médico, lo cual es completamente cierto, pero del lado del consumidor hay un grave problema de adicción, ya que es precisamente el problema: somos adictos a prevenir y curar enfermedades que ni siquiera padecemos o padeceríamos de no ser por que existe un producto para solucionarlas.

No digo que las enfermedades no existan, obviamente. Me refiero a la forma compulsiva como consumimos estos productos sin preguntarnos siquiera si el exceso no nos estará enfermando más. Antes no existían todo este tipo de soluciones y la gente no adolecía de tantas cosas y si lo hacía, resistía más. Lo paradójico es que lo que debería curarnos, prevenir y atacar realmente nos está haciendo más propensos a sufrir: las personas que más consumen medicinas y remedios son las que más enferman (no lo digo como estadística, simple percepción personal) y si no enferman se inventan riesgos de padecer y hay que prevenirlo. Cuento de nunca acabar.

También está quien huye de las medicinas "químicas" y se refugia en la medicina naturista, que tiene un ingrediente/tratamiento para casi cualquier afección: claro que cuesta y los resultados no siempre son perceptibles, ya sea porque muchos son milagrosos placebos o porque la mayoría de las personas que consumen estos productos no son constantes en tratamientos que podrían funcionar.

Sean sustancias farmacológicas o naturistas sigue presente esa fobia a enfermarnos y curarnos. No critico la veracidad de los padecimientos, medicinas, o tratamientos, sino la enfermedad social de lucrar y gastar de forma irresponsable en ello.

Si quisiéramos voltear a nuestro alrededor veríamos que en muchas de las ocasiones está por demás el uso de estas sustancias, porque la solución y prevención de la mayoría de las afecciones está en nuestra propia casa y no embotellado o en cajas a la venta, por muy saludable o natural que se vean esos productos.

Por ejemplo, el agua: la de la llave (grifo) hervida es tan potable como la embotellada, mucho más barata y más amable con el ambiente. ¿Realmente necesitamos esas costosísimas marcas de agua baja en sodio, sales, vitaminadas...? Pero queremos todo fácil en vez de tratar de entender que, en otro ejemplo, 5 min de relajación (todos los tenemos, no nos engañemos pensando que no), un té realmente casero y natural, un vaso de leche y demás cosas verdaderamente sencillas, baratas y efectivas funcionan igual o mejor que la mayoría de las sustancias que compramos.

No solo es el engaño de la prevención y la solución inmediata, sino que no sopesamos los riesgos o consecuencias a largo plazo que podrían acarrearnos las pastillas, líquidos y polvos rápidos que usamos.

Si realmente padecemos gastritis ¿será benéfico comer cualquier cantidad de porquerías, tomar medicinas rápidas para calmar los síntomas y dejar la enfermedad ahí, maquillada? Si los remedios que presumen ser "naturales" son tan naturales ¿por qué comprarlos envasados y procesados y no de forma continua y realmente natural en una dieta común? 

Creo que la clave está en siempre en cuestionarnos
¿realmente necesito esto?, 
¿de verdad funcionará?, 
¿tiene efectos secundarios?, 
¿hay alguna alternativa casera que pudiese ser más efectiva?, 
¿puedo cambiar algún aspecto de mi vida diaria para mejorar mi estado de salud integralmente en vez de consumir sustancias que tenga que comprar y que maquillen el problema?

Una dieta balanceada, ejercicio continuo, tomar agua, relajarnos 5 o 10 minutos diarios, dormir adecuadamente son mejores opciones que medicarnos y tomar toda clase de remedios. Habrá quien diga que no tiene el tiempo de hacer estas cosas, pero meditemos seriamente ¿es verdad que no podemos permitirnos ese tiempo o dedicación? Vamos, que 5 minutos en Facebook no van a acabar con el mundo.

No soy experta en ningún ramo de la salud, simplemente soy enemiga de tomar menjurjes extraños cuando la verdadera y duradera cura está al alcance de mi mano, sin prácticamente gastar. Claro, la medicina es esencial y necesaria para tratar padecimientos graves y continuos y la atención de un medico es indispensable en muchos otros casos, pero eso es puto y aparte ¿por qué crear un tormenta en un vaso con agua de afecciones que podemos solucionar desde el comienzo y de manera duradera?. 

Seguir la fiebre de prevención mágica, tratamiento de síntomas, compra de productos varios no parece haber funcionado hasta ahora, porque el verdadero medicamento es cambiar, aunque sea poco a poco, nuestros hábitos diarios. Gratis, de manera simple, solamente se necesita constancia y esfuerzo.

5 comentarios:

Alexander Strauffon dijo...

Lo que sucede es que es cada vez mas comun que la gente somatice lo que sea. De ahi el marketing de esos productos, donde incluso te ponen al "organo hablandote", y diciendote de lo que te puedes enfermar, para enseguida presentarte el producto maravilla.

Lo que la gente no se pone a considerar es la chinga que esta poniendole a su higado con la ingesta de medicamentos (y si, eso va para los naturistas, a la par de los halopatas).

Lo mejor es mantener el uso de medicamentos al minimo, siempre bajo prescripcion, y mantener dieta sana y ejercicio constante. No hay de otra. Es una joda, dificilisimo, pero es lo mejor a la larga.

May dijo...

Me gusta, me considero una persona sana porque rara vez me enfermo. Pero quizá no sea poco enfermiza, quizá sea mi poca actividad televidente la que me ha alejado de esa fobia colectiva de la que hablas. Saludos, tus temas tan variados me encantan. Sigo esperando la sesión fotográfica que me prometiste!! Jajajjaajajja!!!!

Edith.BlackSoul dijo...

Diste en el clavo, mi querida May, porque considero que la TV es la principal vía de contagio para esa obsesión colectiva con las medicinas.

Yo he contado y a veces hasta 6 de cada 10 anuncios son sobre medicinas.

Sizu Yantra dijo...

Así es, la TV y esas empresas de medicamentos se han encargado de propagar las enfermedades, es gracioso y a la vez triste ver a alguien viendo el televisor, observar el comercial e inmediatamente preguntar ¿no tendré eso? o ¿no tendré aquello?, mejor voy a comprarlo por que me siento así como dice el comercial.
Y desgraciadamente eso solo incita a la dañina automedicacion de la que la secretaria de salud tanto se queja, pero ¿por que no actúa contra este tipo de comerciales y publicidad? por que hay otros intereses$ de por medio...y bueno lo demás ya lo sabemos.
Definitivamente la mejor es llevar una vida lo mas equilibrada posible y alejarse de esa caja que idiotiza...
Muy buen post.
Saludos!

Anónimo dijo...

Gracias

@@@@ Personas mayores drogadictas "legales" (adictas a las medicinas) (también jóvenes, niños y bebés) @@@@

Parece que no poca gente mayor, de la tercera edad, toma de por vida (lo que le queda) muchas medicinas, siendo enfermos crónicos ...
http://salud.laverdad.es/otras-especialidades/farmacologia/2347-la-mitad-de-los-mayores-de-65-anos-toman-mas-de-cinco-medicamentos
http://www.diariovasco.com/20071120/al-dia-local/muchas-personas-mayores-toman-20071120.html

... para gran beneficio de los fabricantes de botica: http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/2007/07/27/pagina-64/60624346/pdf.html

Así creo que bastantes de estos "drogadictos políticamente correctos o socialmente aceptados" van acumulando cada vez más males, con su correspondiente aumento de número y/o dosis de medicamentos. Y, claro, muchos tienen ya la cabeza mal, están llenos de miedo, ... Vamo,s un drama para ellos y sus familias.

Por desgracia mucha gente mucho más joven se adentra en estos oscuros caminos mucho antes ... http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-4898859

... incluso se habla ya de niños y hasta bebés adictos:
http://pijamasurf.com/2012/10/ninos-adictos-de-por-vida-a-los-medicamentos/
http://www.onenewspage.com/video/20120723/998811/BEBES-ADICTOS-MEDICAMENTOS-RECETADOS.htm

Estaría bien que nos diéramos cuenta de esto y trabajáramos por evitarlo. Es lógico tomar un medicamento cuando uno está enfermo. Pero cuando se cura debe dejarlo (para ello la botica debe ser buena, claro, no un simple parche de por vida). Y si uno ya es mayor y ve que está enganchado a la química farmaceútica sin posibilidad de mejora posiblemente sea mejor que se retire a tiempo, antes de que se convierta en una piltrafa que lo único que hace es sufrir y dar mala vida a los de su alrededor. Al fin y al cabo los mayores ya han vivido. Deberían darse cuenta de ello y pasar página, dar paso a las nuevas generaciones sin hipotecar ni destrozar su vida y futuro.

Sí, ya se que esto no es agradable, pero creo que no me alejo mucho de muchas realidades del presente. Creo que hay que vivir bien y, cuando ya no es posible más, no forzar la máquina sino morir bien y descansar en paz.

@@@@

Libre participación en http://boards1.melodysoft.com/alomba/personas-mayores-drogadictas-legales-126.html