24 noviembre 2010

Recomendación.- El curioso incidente del perro a medianoche, Mark Haddon.

"El curioso incidente del perro a medianoche" nos es presentado como un thriller protagonizado por un adolescente de 15 años que padece síndrome de Asperger, (que es una especie de autismo moderado caracterizado por la incapacidad de sentir empatía y comprender el mundo social en el que se desarrolla la persona y en muchos casos va acompañado de una capacidad abstracción, retención y racionalización de otro tipo de información -lógica, sistemática, matemática- sorprendente).

"Me llamo Christopher John Francis Boone. Hace ocho años, cuando conocí a Siobhan, me enseñó este dibujo :( y supe que significaba «triste», que es como me sentí cuando encontré al perro muerto. Luego me enseñó este dibujo :) [...] Después hizo otros dibujos ;) :@ :/ :O pero no supe decir qué significaban. Pedí a Siobhan que me dibujara más caras de ésas y escribiera junto a ellas qué significaban exactamente. Me guardé la hoja en el bolsillo y la sacaba cuando no entendía lo que alguien me estaba diciendo[...] Cuando le conté a Siobhan lo que hacía, sacó un lápiz y otra hoja y dijo que probablemente eso hacía que la gente se sintiera muy :S [...] Así que rompí mi hoja y la tiré[...] Ahora cuando no sé qué me está diciendo alguien le pregunto qué quiere decir o me marcho."

Cuando Wellington -el perro de la señora Shears- aparece muerto Christopher, de 15 años decide averiguar quien lo asesinó. Al tiempo que reúne pistas e interroga a sus vecinos escribe todo en un libro (que en teoría es el libro que nosotros leemos) Sus pesquisas lo llevan a descubrir algunos secretos familiares y meterse en unos cuantos líos que lo obligan a desequilibrar su mundo racional y sistematizado.


Hace más o menos un compañero de trabajo me recomendó leer esta novela corta y por una y otra razón no me había animado a hacerlo. En parte porque el título no se me hacía tan llamativo y de alguna manera pensaba que era una novela para adolescentes.

Ciertamente está escrita en un lenguaje muy simple y comprensible, desde el punto de vista de Christopher. Tampoco tiene saltos de tiempo, o complicadísimos embrollos argumentales. No. Es lógica y fluida como los pensamientos del protagonista. 

Aunque no lo pareciera, el estilo narrativo y la historia te atrapan de tal manera que combinado con el excelente ritmo que no se pierde en ningún momento y el hecho de que no es una novela muy larga hacen que cuando menos te des cuenta (en mi caso en una sola tarde) ya la hayas terminado.

En cuanto a la historia y los personajes debo confesar que Christopher es el protagonista más simpático que he leído últimamente. Algo curioso del libro es que la narración salta entre temas aparentemente inconexos, pero que no son del nada molestos. El joven de 15 años nos lleva a través de su mundo y nos muestra cómo el ve y entiende las cosas: lo mismo nos platica/enseña algo sobre física o luego nos describe como él considera que ver pasar cinco coches rojos seguidos significa un día super bueno, cuatro coches rojos, un día bueno y, tres coches rojos, bastante bueno; pero cuatro coches amarillos seguidos significan un día negro, lo que significa que no hablará con nadie ese día, solo leerá y no correrá riesgos. No miente jamás porque no entiende las mentiras, al igual que es incapaz de expresar algo que no haya vivido. No entiende las metáforas, no come nada que sea marrón o amarillo, no sabe interpretar las emociones en un rostro, no soporta que le toquen, ni que se muevan los muebles de sitio, y gime y grita cuando se encuentra en lugares con mucha gente. Le gustan los números primos y sabe las capitales de todos los países del mundo. Sencillamente adorable.

Se los recomiendo bastante: es increíble como de una manera indirecta y valiéndose de la voz de Christopher, Mark Haddon logra hablar de cosas tan humanas o de las cuales no nos damos cuenta.

En México lo pueden conseguir en librerías Gandhi. Espero que lo consigan y lo disfruten.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Solo como información adicional: El protagonista padece sindrome de asperger, que es una variante del autismo moderado. EL autor trabajo dos años en un centro de ayuda para personas con discapacidades mentales. Creo que se te escapa el nudo principal: Christoper actua del modo que lo hace por que asi funciona su mente. Y si, desarrollas empatia con el protagonista. El autor señala en una entrevista que esto le permitió entender a MUCHAS de las personas que lo rodean y los motivos de sus acciones y como es que cada cual tiene un esquema mental que lo conduce, por eso se extiende en explicar el mapa mental de Chrsitopher.

¿Como es que viviendo en MTY aun compras libros de papel? Te recomiendo un e-book reader, salvaras muchos arboles.

Saludos

Edith.BlackSoul dijo...

Las cosas con baterías me causan piquiña, además, también contaminan.