29 diciembre 2010

Los niños y los libros

Como algunos ya saben, regresé a trabajar a la sucursal de Librerías Gandhi de Monterrey. Supongo- espero- que habrán notado que desde hace un mes no había posteado nada nuevo: bueno, primero que nada una disculpa y un agradecimiento para los que se preocuparon y en segundo lugar les anuncio que estoy de regreso.

En esta ocasión, estoy trabajando en el departamento de infantil (Niños y Jóvenes)y aunque en un principio me sentía algo fuera de lugar, el ir meditando poco a poco sobre las cosas que veo, las personas a las que atiendo y los libros que manejo me ha permitido no solo agarrarle gusto a mi trabajo, sino ver y analizar algunas cosas que había pasado por alto:


Una de las cosas que, más que descubrir, he confirmado es que el gusto por la lectura es, en la mayoría de los casos, algo que los padres siembran en la mente del niño desde que es pequeño. A la librería van niños desde 5 años que ya son "ávidos" amantes de la lectura y que no solo conocen y leen las series o títulos de moda y clásicos, sino que comienzan a explorar en cuentos no tan conocidos, justo como o haría un adulto. Por otro lado, también van los niños y adolescentes -tristemente la mayoría- que no pasan de los libros-juguete de las princesas Disney y las películas de Pixar, cuadernos para colorear, series famosas y símiles. Padres que les frustran los hijos el gusto por el conocimiento con frases del tipo "¿cómo te va a gustar eso de ciencia? Ni le vas a entender, llévate mejor este de carritos"

Algo que he visto muchas veces y me sigue sorprendiendo es la manera como los padres, la industria editorial y la sociedad en general bombardean a los niños desde pequeños con los -más que roles- prejuicios sexuales del tipo "no mi'jita, deja ese libro de dinosaurios, es para niños. Mira, acá está uno de princesas", "Ese tiene rosa en la portada, es para niñas" y demás. Porque si es de ciencia, dinosaurios o aviones es para niños y si son cuentos, gatitos o manualidades son para niñas...Y es así como formamos los prejuicios sexuales en nuestros infantes: la mujer se queda en la casa a hacer cosas bonitas y los niños estudian y arman cosas.

Un punto aparte es la manera como los padres disciplinan a sus hijos, del que ya he hablado en un post anterior y que conforme más trato con los padre/hijos a los que atiendo más reafirmo mi punto. Los niños que son "malcriados" son el reflejo de padres irresponsables y condescendientes. Los "a la próxima", "vas a ver cuando lleguemos a la casa" crean monstruos irrespetuosos que no saben comportarse en lugares públicos. En cambio un "basta" "no" y "detente" a tiempo e inculcado de toda la vida basta para que hasta el más diablillo se comparte. No me voy a extender mucho en este punto porque es algo de lo que ya hablé en el post que linkeo, si a alguien le interesa puede pasar a leerlo; simplemente recalco el hecho de que ver a docenas de familias al día me ha hecho afianzar mi postura al respeto. Amor sin disciplina es nada.

Cambiando de tema hacia cosas agradables: ha sido realmente refrescante toparme con muchos de los libros que leí cuando era niña, darme cuenta que me siguen entreteniendo y conocer otros tantos que le dan tres patadas a muchos títulos "para grandes"

También, al observar la cantidad de formatos, aditamentos, temas y clases de libros me pregunto ¿por que diablos a los niños les hacen tantas cosas divertidas y a los adultos no? ¿O relamente estoy mal por gustarme tanto algunos libros con dibujitos, pop-ups y texturas? Apenas llevo un mes y ya me quiero comprar medio departamento de infantil...y no, no estoy bromeando.

Ciertamente no todo es bueno, ya que me ha sorprendido, así como pasa en los libros para adultos, la cantidad de libros "repetidos", copias de copias de copias, la similitud de varios títulos de moda; como los hijitos (bastardos) de Crepúsculo: Gothic Doll, Ghost Girl, Fallen, Medianoche, Monster High. Lo "darkie" está de moda, al parecer.

Podría parecer que no, pero la literatura para niños y pre-adolescentes es todo un universo que nunca me había dado la oportunidad de mirar con ojo crítico. ¡Y las cosas que he descubierto! Esperen próximamente mi lista de títulos de "literatura infantil" que muchos adultos amarán.

En fin, post ligero para desahogar mis observaciones durante el "trabajo de campo" con niños, realmente solo para activarme de nuevo con el blog. Nos estamos leyendo, prometo ya no desaparecerme tanto.

2 comentarios:

Sizu Yantra dijo...

Orales Edith, me alegra que ya le estés agarrando gusto al departamento de niños. Es verdad que la lectura es algo que se debe sembrar a un niño desde que es pequeño, y después ellos solos se apasionan por la lectura. Y sinceramente eso de los roles de que "dinosaurios para niños", 2princesas para niñas", es absurdo, pero muy común. Tengo una sobrinita, que tiene puros primos, por obviedad juega con ellos con carritos y muñecos de acción, y su madre dice "eso es de niños, ten tu muñeca, te vas a hacer machorra", eso es el colmo de la ignorancia.!!

Alexander Strauffon dijo...

Me da gusto que estes en Gandhi de nuevo. ¿Recuerdas que predije que asi seria?

Te estare visitando para los libros que te comenté. Un saludo y un abrazo.