27 octubre 2010

¿Alguien sabe de qué libros/cuentos estoy hablando?


Durante mi niñez fui educada para amar la literatura. A los doce años había leídos muchos más libros de los que lee la mayoría de las personas en toda su vida.

Muchos de los libros que leí durante esos años tempranos se han quedado impregnados en mi memoria y en mi corazón y son obras que he vuelto a leer, y podría volver a hacerlo y me siguen encantando. Ya no solo por la excelencia del escrito, sino por la evocación de mi infancia.

Otros tantos títulos por su poca calidad o lo poco que calaron en mi los he olvidado para siempre.

Pero hay, al menos, dos libros/relatos que me marcaron profundamente y no recuerdo nada de ellos, más que parte de la historia y la profunda huella que dejaron en mí. Durante años he forzado mi memoria en ejercicios de recapitulación tratando de recordar algún dato de dichos relatos que me permita leerlos nuevamente y reencontrarme con esas historias que al día de hoy me siguen intrigando.


El primero es, si no mal recuerdo un cuento no muy largo del que solo recuerdo las siguientes cosas: 

Una niña/joven que debe atravesar un túnel/cueva/lugar oscuro(¿?),es acompañada por un toro o algún animal grande y para hacerlo o por alguna otra razón debe usar unos zapatos con clavos o de algun material/forma que le lastiman los pies hasta sangrar.

El segundo fue un fragmento de no sé si una novela o cuento corto que leí en un libro de texto de secundaria cuanto tenía 10 años (tenía la costumbre de cuando iba a casas ajenas tomar cualquier libro que encontrara y leerlo), las cosas que puedo recordar sobre la trama son:

Estaba ambientado en el futuro, donde a los bebés al nacer se les extirpaban los órganos sexuales: testículos y ovarios y se almacenaban en un centro de reproducción. Al crecer, su rendimiento académico universitario determinaba si eran aptos para reproducirse y a mayor fueran sus notas más cantidad de veces podían procrear. 

Sin importar a las personas a las que les he preguntado nadie ha sabido decirme qué libros/cuentos son. ¿alguno de ustedes tiene una pista?

25 octubre 2010

Sabores, alimentos y sociedad

"–Tráigame una botella de agua con agujeritos.
–¡Ah! –dijo el mozo–. Ya sé... De esa agua con calambre que sabe a pie dormido."

[Gómez de la Serna, Ramón "Greguerías". Editorial Castalia, 1994. p. 115.]

Siempre que se habla de las impresiones que nos causan distintos estímulos frecuentamos recurrir a la frase de que “en gustos se rompen géneros” y esto debido a que para toda clase de estímulo (olores, sabores, texturas…) hay grados de agrado/desagrado dependiendo de cada persona. Un aroma, imagen o sonido puede gustarnos o no y al mismo tiempo causar una impresión distinta en otra persona.

Algunas personas tienen unos u otros sentidos más desarrollados que otras. En mi caso soy extremadamente sensible a los olores, los cuales no solo me provocan atracción o repulsión, sino que me evocan recuerdos o sensaciones físicas más allá del sentido del olfato. Agregado a esto, también tengo un sentido del gusto bastante más excitable que el de la mayoría de la gente que conozco: me encanta experimentar con combinaciones innovadoras de sabores, cocina extranjera, inventar platillos o simplemente degustar contemplativamente –por decirlo de alguna manera- el gusto de la comida y tratar de adivinar “qué tiene” algún platillo nuevo que consuma.

Algo en lo que he estado pensando últimamente surgió después de preguntarme a qué sabe la Coca-Cola (de la cual no soy muy fan y bebo poca) y hallarme describiendo su sabor como burbujeante, como de metal, como el agua mineral de Gómez de la Serna…y darme cuenta que no sabe “rico”, no sabe a nada comestible. Lo cual me provocó meditar y traer a la memoria aquellos sabores que me son conocidos y que aunque son casi universalmente alabados y buscados, creo que su fama se debe más al convencimiento social de que saben bien, que del propio sabor.


Al escribir esto estoy tomando en cuenta el hecho de que los sabores que a mi me resultan desagradables pueden gustar a otras personas.

Sin embargo, este post va más encaminado hacia la influencia social que nos enseña que algunos sabores saben bien, o de aquellos que aun cuando su gusto es -por decir lo menos- extraño y hasta cierto grado desagradable son bastante consumidos. Mi pregunta es ¿hasta qué grado consumimos o gustamos de estos alimentos por su sabor y hasta dónde llega el aprendizaje social al decirnos que algo sabe bien o mal?

Uno de las bebidas que más consumo, que más disfruto y que considero de las más universalmente aceptadas es el café. Son poquísimas las personas que conozco de las que he escuchado un “no me gusta tomar café” Ahora bien ¿qué tan bien sabe el café? Dejando de lado el hecho de que sea muy consumido por sus propiedades estimulantes ¿porqué habríamos de querer beber una bebida tan amarga? Es cierto que los cafeínomanos gustamos de su aroma y su sabor, pero ¿qué tanto de nuestro gusto es aprendido y qué tanto es real gusto físico (el captado por nuestras papilas gustativas? Si no hubiésemos crecido observados a otros bebiendo grandes cantidades de café, dependiendo de él para despertarse en las mañanas o alabando su sabor ¿seguiría gustándonos?

Como ya mencioné, otra bebida sobre la cual he llegado a la conclusión de que no sabe bien es la Coca-Cola y en general los refrescos gasificados sabor cola. Les he preguntado a otras personas y ni siquiera sabemos a que sabe, pero “gusta” ¿Cuánto de ese gusto se debe a las campañas publicitarias que vemos a diario diciéndonos que es cool consumir estos refrescos?

Un alimento que consumimos demasiado en México es el chile o picante en todas sus variedades el cual es acompañante infaltable de prácticamente todas las mesas mexicanas (en la mía no) el cual desde pequeños nos dan de comer “para que se acostumbre” lo cual muestra el hecho de que si no nos enseñaran que es bueno o necesario comerlo no nos gustaría. Así, pasa que cuando alguien extranjero o no acostumbrado al picante lo prueba se queda desagradablemente sorprendido por sus efectos y al igual que yo se pregunta ¿cómo o por qué comemos eso?

Mis ejemplos favoritos eran el alcohol y el tabaco que aunque literalmente saben horrible son consumidos por millones de personas a grados abusivos, pero creo que en el caso estas dos sustancias aparte del factor social influyen las características altamente dopantes y adictivas de ambas sustancias. Eso sin mencionar que de la cafeína, antes mencionada, se cree que puede llegar a causar adicción, por sus atributos estimulantes (muchos refrescos contienen cafeína).

Estos y otros ejemplos y el observar las actitudes, costumbres y gustos de las personas a mi alrededor me ha llevado a la conclusión de que independientemente de su buen o mal sabor hay alimentos, bebidas y sustancias que consumimos en gran medida por que la sociedad (familia, amigos, publicidad…) nos ha enseñado que saben bien, son buenos, o son signos de estatus –como el consumo de diversas variedad de café y vinos (alcohol)-.

Ahora el otro lado de la moneda: dando por sentado la influencia que ejerce la sociedad en la persona hasta cierto grado para aceptar o rechazar un alimento ¿Por qué no aprovecharla –sobre todo como padres-para inculcar en nuestros hijos el gusto por la comida sana? Es bien sabido que a los niños que no se les acostumbra a comer vegetales, frutas y demás alimentos sanos y nutritivos conforme van creciendo suelen carecer del aprecio gustativo hacia esos alimentos aun en su adultez, lo cual puede ocasionar carencias nutritivas; así mismo: los niños que son acostumbrados a comer la llamada “comida chatarra” aún desde muy pequeños son propensos a desarrollar malos hábitos de alimentación y la negación a comer, por ejemplo, vegetales.

Creo que el fomentar el consumo de comida sana en los niños es una mejor aplicación del condicionamiento social en cuanto a la alimentación y degustación de lo que comemos/bebemos que, por ejemplo, las bebidas/alimentos que menciono en el post y que en su mayoría no solo realmente no saben tan bien, sino que podrían llegar a ser nocivos.

20 octubre 2010

Belleza


"Forma y contenido son una misma cosa. La gente se enorgullece de su cara bonita como si fuera mérito propio, como si uno la hubiera decidido y pedido por anticipado, y es que ciertamente la apariencia personal se experimenta como si fuera su ser más profundo; [...] y al revés, también sucede que hay gente abiertamente desgraciada, con sentimientos de exclusión y pequeñez por ser feos y defectuosos, como si ellos mismos por tontos hubieran escogido ser así; esto le sucedía a Miguel Ángel. El caso es que nadie se cree eso de que las apariencias no importan y de que la belleza es interior; será injusto, pero la apariencia física es la identidad personal porque la forma es el contenido."
[Férnandez-Christlieb, Pablo "La Sociedad Mental". Anthropos Editorial, 2004. p.38]





I

De mi aversión.

He hablado de ello en varios posts: siempre trato de tolerar a las personas y respetarlas; convivir con ellas dentro de lo posible haciendo que valgan más las cosas en común que las diferencias. Hago lo posible por hacerme una opinión sobre las personas en base a sus vicios/virtudes personales y no sobre prejuicios como edad, sexo, creencias religiosas, afiliación política, estilo de vida…Obviamente tengo preferencias y hay “tipos” de personas a 



¿A qué quiero llegar? A que a pesar de toda esa tolerancia que suelo tener hay algunos prejuicios a los que me he atado y muchas veces me es difícil ver debajo de ellos y respetar a esas personas: casi inmediatamente las juzgo de una manera y no me permito ver más allá o convivir con la persona. ¿De quiénes hablo? De las personas que tienen cirugías estéticas, tanto mujeres como hombres, aunque, por mi sexo, especialmente las mujeres. Y aunque es algo de mí que no me grada mucho e intento evitarlo, de momento, al ver a alguien así (en TV, en la vida real, conocidos, etc.) casi me provoca náuseas: sentir lástima por esa persona, preguntarme qué la/lo llevó a querer modificar su cuerpo por pura vanidad, no bajarla de estúpida(o) y hueca(o).


Hasta dentro de las cirugías estéticas hay clases: están las madres con 3 o 4 hijos que han descuidado su cuerpo hasta grados inimaginables y quieren recuperar un cuerpo (normal), personas que sufrieron accidentes y desean recuperar su aspecto anterior y por supuesto las personas que por simple vanidad desean “corregir” defectos de la naturaleza o “mejorar” los atributos que la sociedad les ha dicho que hay que mejorar. Las terceras son las que me causan cierta aversión. Creo que en su mayoría son personas que son bellas y su inseguridad los lleva a querer “arreglar” lo que mamá genética hizo “mal” en ellos.

En general me molestan las personas que sobrevaloran el atractivo físico y se desviven por “ser bellos”y usan su cuerpo como moneda de cambio para obtener fama, dinero, poder o aceptacion social. No es en sí el hecho de que se hayan operado, sino las razones y el uso que le dan a esa "belleza"

Tampoco he iniciado una campaña de odio hacia el bótox y la silicona, generalmente es algo que me guardo para mí y poquísimas veces hablo de ello; en parte porque me avergüenza hasta cierto grado tener prejuicios contra alguien. Simplemente, a mí, en lo personal, dentro de mis pensamientos y disertaciones interiores me causan repugnancia.

Hasta ahora no he conocido a alguien verdaderamente cercano con operaciones de este tipo, por lo cual han sido personas a las que he podido ignorar sin pasar a mayores. Tampoco es que me ponga a insultarlos en público o incite a los demás a sentir la misma aversión que yo. 

II

De mis seguridades e inseguridades

Personalmente tengo un sentido de la belleza (tanto femenina, como masculina) algo alejada de los parámetros establecidos por la época y cultura que me tocó vivir, que son precisamente por los que se dejan guiar las personas que optan por la cirugía como herramienta de belleza. Así que no solo me causan aversión psicológica, sino que ni quiera me atraen físicamente.

Así mismo, aplicando a mí misma mi definición de belleza, muchas veces, como todos, me auto califico y dependiendo de mi humor, situación personal, días del mes… veo unas cosas bien, otras mal, otras más o menos, algunas que me encantan: en fin, creo yo lo normal, en general estoy a gusto.

PERO, mi forma de pensar, gustos, intereses, personalidad y en general mis caracteres mentales y psicológicos siempre me han mantenido alejada de la mayoría de las personas de mi edad, como son compañeros de escuela, vecinos, primos. Así que sea (o no sea) “bella” físicamente, nunca ha sido un factor que me ayude o empeore mis relaciones personales. Las personas que me quieren/respetan/conviven en paz conmigo están allí y sienten lo que sienten por que han aprendido a verme -¡y sobrellevarme!- enteramente como persona. 

El hecho de haber sido una persona, hasta cierto punto, rechazada durante gran parte de mi infancia, hasta la adolescencia (cuando me crecieron las tetas y comencé a expedir feromonas que llamaron la atención del sexo opuesto) me hizo blanco de burlas, rechazos de parte de, y sobre todo, las mujeres a mi alrededor. Ciertamente sí tenía amigos, pero la mayoría era del clan “rechazado”, lo cual no ayudaba mucho. Sí hay algo peor que el maltrato de los niños de la escuela, es el maltrato de las niñas de la escuela. Sumado a eso, siguieron las ofensas, desprecios y demases de los que fui objeto aún después de mi “embellecimiento” natural ahora por mi carácter y mi forma de interactuar con los hombres y en general la forma como he vivido mi sexualidad y en este caso de parte de mis “rivales” de amores, novias de amigos, exes psicópatas entre otras féminas.

 Las consecuencias son que, aún cuando acepto mi cuerpo de buena manera, y -como ya mencioné- en general estoy a gusto con el, no puedo evitar en ocasiones “tomar en cuenta” todos esos insultos y críticas y sentirme insegura sobre mis atributos y atractivos físicos en comparación con “lo que se supone debería tener” Y es cuando me digo que mis pechos son muy pequeños, mi nariz muy grande, mi cabello indómito, mis dientes feos, mis piernas ridículas ¡y paremos de contar!

No soy imbécil y obviamente soy conciente que muchas personas me tienen por una persona atractiva físicamente e incluso –confieso- que muchas veces me he aprovechado de eso para facilitar mi vida. Y por eso mismo que conozco ese lado de las cosas y el hecho de que lo he cambiado conforme he ido madurando, es que me molestan las personas que se explotan como pedazos de carne.

III

De la belleza física que constantemente ofende a la belleza interior

Hasta ahora no he dicho nada nuevo: alguien a quien le molestan las personas con cirugías estéticas vanales y una chica que a veces se siente insegura de su belleza física. Pasemos al relleno cremosito:

No voy a empezar a usar el cásico cliché de decir que lo que importa es lo de adentro, que la belleza es subjetiva y que no importa ser bello por fuera. Concuerdo con Christlieb cuando dice que la apariencia física es la identidad personal.

Una persona que sea fea por dentro y bella por dentro sigue siendo fea por fuera. Lo honesto no quita el acné. Lo amistoso no endereza los dientes. Lo inteligente no te cambia el tono de piel al color desees. El error que hemos cometido es querer confrontar dos cosas (belleza interior vs belleza física) que no son iguales. Es como decir que x músico es mejor que x escultor. 

Algo que ni siquiera se va discutir es el hecho de que las virtudes y vicios de una persona casi siempre sobresalen por sobre su físico. Hay personas que por muy bonitas, buenas o atractivas son pésimas personas y casi todos las odian o rehuyen. 

Mi punto es que no queramos hacer pasar belleza interior por belleza exterior, aceptemonos como somos: si somos feos, pues seamos unos feos felices. Si somos belllos pues seamos bellos, sin necesidad de sobajar a los demás. Porque, pensandolo bien, es lo que me molesta de las personas con operaciones quirurgicas:

Como ellas ya se “arreglaron” critican a todos lo que siguen siendo feos. Es decir, no conformes con venderse como el producto idóneo, mancillan a las personas que no cumplen con los estándares de belleza que ellos creen correctos. Me sobremolestan las personas que se burlan, sobajan y maltratan a las personas “feas”, como si ser feo fuera un pecado o como dice Christlieb “como si ellos mismos por tontos hubieran escogido ser así”.

La belleza física es algo sobrevalorado; después de todo la gran mayoría de las personas no cumplimos con todos los requerimentos que dicta el “ser bello” y aún así, gran parte de nosotros tenemos pareja, amigos, trabajo y en general vidas felices. Es donde cabría preguntarse cuántas de esas personas con operaciones y en general que idolatran la belleza física viven vidas plenas. Y esa misma sobrevaloracion se la damos, en parte, las personas feas (me incluyo para no pecar de soberbia :P) al siempre intentar seguir los estándares establecidos para ser bonitos. ¿Por qué ese afán por ir siempre tras algo que no somos?

Por poner un ejemplo: es como si el ser músico fuera lo máximo, y TODOS; personas con o sin talento hablididad o gusto por la música intentaran serlo solo porque es lo que dictan las reglas. ¿Porqué no aceptar que no eres músico, pero tienes, por decir algo, talento para esculpir?

Las virtudes que podamos tener son de grandisisímo valor, no se pueden comparar con la belleza física, porque son cosas distintas. Tanto si tenemos unas como otras deberímos a prender a gozar nuestra vida tal cuál nos fue obsequiada por mamá naturaleza.



En cuánto a las personas con cirugías estéticas, me siguen dando un poco de aversión, y secretamente deseo verlos llegar a viejos y ver qué pedo con la silicona ¿se derrite? ¿se cae? ¿Cómo se ven las bubies de una viejita que se operó siendo joven? ¿y qué será de las nalgas de silicón de los hoy muchachos el día de mañana? Me intriga. 

Por mi parte, planeo envejecer tal como la naturaleza me hizo, dándole una ayudadita con ejercicio y una vida sana, lo demás lo dictarán los años.

19 octubre 2010

Soriana y reciclaje.


Tengo meses buscando un lugar al cual poder llevar materiales reciclables que acumulo en mi casa, más que todo que me quede cercano a donde vivo, pero no había encontrado alguno:

Gran sorpresa me he llevado, el pasado viernes cuando me enteré que en Soriana están aceptando el vidrio, papel, aluminio y plastico para reciclar y te premian con dinero electrónico.

Como en casi todos los centros de acopio de productos reciclables, los materiales que llevemos deberán estar:
  • Separados
  • Esto es dividirlos en vidrio (botellas de bebidas, productos, trastos de cocina...), papel (cartón, periódico...), aluminio (latas, sobre todo) y plástico (botellas de refresco y recipientes varios)  
  • Limpios
  • Vaciar correctamente los botes, botellas, vasos y lavarlos para deshacernos de cualquier residuo líquido.
  • Doblados, aplastados.
  • Para que ocupen el menor espacio posible

Aunque aún no he llevado materiales ni una sola vez, a fines de mes (cuando regularmente voy al súper) llevaré lo que recolecte durante este mes. Les platico luego como me fue. 

Según leo en diversos artículos en la red, una vez en Soriana, PASA (empresa que se dedica a recolectar la basura de muchas áreas del la metrópolis) recolectará el material recibido en las sucursales, y posteriormente se encargará de llevarlo a plantas Procesadoras de Materias Primas Industrializables (PROMAPI) en el caso del vidrio; ya del resto de los materiales, PASA se hará cargo.

Todo esto como parte de ser una empresa socialmente responsable, en conjunto con sus campañas de reciclaje de electrónicos, uso de bolsa de tela reutilizable Soriana y las bolsas biodegradables.

En fin, solo un pequeño post informativo para toda la gente que, como yo, no sabía que podemos llevar nuestros reciclables a Soriana: lo actualizaré a fines de mes para contarles mi experiencia reciclando en esta tienda.

18 octubre 2010

El primer año del resto de nuestras vidas.


A eso me saben los años transcurridos:
despertares lodosos, dedos entumidos,
olor a polvo y a llorar bajo sábanas
con aroma que aún no es familiar.

Así, los días que pasaron,
viven indescritos en mi boca
encerrados en palabras que no
puedo más que oler.

y mis ojos se ven cegados
por brochazos de verde,
ahogados en mares de gris y
diálogos para microondas;

cuerpos que se acuestan juntos,
pero duermen a vidas de distancia.

idas y venidas, compras y atuendos
para la ocasión de verse la cara
y darse los holacomoestuvotudía
que sean apropiados.

Sabor a la ironía del desprecio
que parió la más perfecta ternura,
del desdén que despertó como un abrazo:
dos extraños, una historia.

15 octubre 2010

Feria Internacional de Libro de Monterrey


Como una persona que disfruta la literatura se supone que debería esperar con ansias la Feria Internacional de Libro de Monterrey, tenerla agendada desde meses antes y hasta hacerles reseñas, como he hecho con el Festival de Cine o de Teatro, pero no es así.

Desde que recuerdo haber asistido a la Feria me ha parecido un evento incompleto y falto de interés. Ok, tienen algunos buenos invitados y eventos culturales, pero en comparación con otras ferias del libro nacionales e internacionales siento que le falta demasiado para llegar a un estándar de alta calidad.

Aun así, prácticamente todos los años, desde que recuerdo saber de su existencia he asistido uno o varios días, a excepción de este y el año pasado, más que todo para ver sí ahora sí

Según yo, el atractivo de una feria del libro debe ser:
  • Muchos libros, muchas editoriales y especímenes difíciles de conseguir o importados en exhibición.
  • Ofertas, precios por debajo de lo normal y en gral. gangas.
  • Presencia de invitados de alto rango, sobre todo si el mote de la feria es "Internacional"


NO digo que no vayan, simplemente que debemos exigir más calidad.

Las últimas veces que asistí no encontré ningún libro que no pudiese conseguir en alguna librería de las conocidas en Monterrey, los precios era regulares, incluso más caros y aunque los eventos culturales son interesantes, son así mismo prescindibles, no levantan el ánimo de decir "Tengo que ir", al menos para mí es un hueco "bueno si puedo ir, iré, si no, pues habrá otro año"

Una cosa es que debamos apoyar la cultura sobre todo lo local, pero otra es que nos conformemos con cosas que podrían ser mucho mejores y no lo son. Lo peor que le podemos hacer a estos eventos es brindarles la condescendencia y la mediocridad de decir "Pues no es genial, pero es de Monterrey" 

En mi caso tal vez este año asista antes de que termine la semana, pero levanto mi reclamo por una FIL de Monterrey de alta calidad.

Calendario de la Feria e informes: http://fil.mty.itesm.mx/

10 octubre 2010

El Quijote en Youtube. ¿ya subiste tu video?

"¿Quieres leer un fragmento del Quijote 2.0 más grande de la historia? Celebremos la grandeza del español con la lectura más universal del Quijote, de la mano de la Real Academia Española. Participa con tu video y construyamos, entre todos, el Quijote 2.0 más grande de la historia."

Esa es la invitación que la Real Academia Española nos hace a través de Youtube. ¿Cómo participar? Facilísimo: entras al canal de El Quijote en youtube y después de hacer clic se muestran los 3 pasos para subir tu video y que forme parte de esta lectura universal.

Los pasos son sencillísimos: pides tu fragmento y una vez que se te asigna tienes 6 horas para grabar tu video de acuerdo a las especificaciones -nada del otro mundo, claridad de audio e imagen, apego total al texto...- y subirlo a tu canal. Es todo, después de un periodo de espera para que sea verificado y aprobado (En mi caso unas 5 hrs.)¡tu video aparecerá en la galería de El Quijote en Youtube!




Después de leer en el blog de Pat Salazar sobre esta iniciativa decidí mandar mi video y ya ha sido aprobado :D

El fragmento que leí es este:

Libro 1, capítulo XXXIII, fragmento nº 633

"Creyole Anselmo, y para dalle comodidad más segura y menos sobresaltada, determinó de hacer ausencia de su casa por ocho días, yéndose a la de un amigo suyo, que estaba en una aldea, no lejos de la ciudad, con el cual amigo concertó que le enviase a llamar con muchas veras, para tener ocasión con Camila de su partida. 

¡Desdichado y mal advertido de ti, Anselmo! ¿Qué es lo que haces? ¿Qué es lo que trazas? ¿Qué es lo que ordenas? Mira que haces contra ti mismo, trazando tu deshonra y ordenando tu perdición. Buena es tu esposa Camila; quieta y sosegadamente la posees; nadie sobresalta tu gusto; sus pensamientos no salen de las paredes de su casa; tú eres su cielo en la tierra, el blanco de sus deseos, el cumplimiento de sus gustos y la medida por donde mide su voluntad, ajustándola en todo con la tuya y con la del cielo."


¡Animense a subir su lectura del Quijote!

08 octubre 2010

Volúmen 3 del vlog: Mario Vargas Llosa, testigos mentirosos y Brozo con muchas guitarras de fondo.

Ya terceras y bien encaminada con esto de los videos. Disculpen la calidad del video, estuve jugando con las configuraciones de la cámara con no muy buenos resultados que digamos...

Mención honorífica a Mario Vargas Llosa por su recién adquirido premio Nobel de Literatura, crítica a las personas que dan información falsa a las autoridades u noticieros cuando se cometen delitos y mi opinión sobre la polémica que desató Brozo la última semana. Disfruten.



06 octubre 2010

Disculpe el despertarlo un domingo por la mañana, vengo a burlarme de sus creencias.

"Hay algunos ateos que dejan de creer en un amigo imaginario para comenzar a creer en un enemigo imaginario"

Hablo de los ateos que se dedican a predicar su no-creencia en cualquier dios a los cuatro vientos. Insultan, se burlan o critican a los creyentes y todas las discusiones las encaminan hacia "la culpa de la iglesia" o la ignorancia de los [inserte cualquier religión-creencia]. En pocas palabras se dedican a lo mismo que cualquier fanático religioso, pero tratando de convertir a todo mundo al ateísmo.

Obviamente, como en todo, no todos los ateos actúan de esta manera -así como no todos católicos, cristianos, budistas...son iguales- pero es una conducta que he encontrado en muchos de ellos y que, al igual que cualquier clase de fanatismo, me molesta.

Como dijo sabiamente Benito Juárez "El respeto al derecho ajeno es la paz":

Todos tenemos derecho a la libre expresión. Eso es cierto, pero ¿porqué criticar a alguien que expresa su fe y decir que te molesta tanto que intenten convertir a todo el mundo cuando tu haces lo mismo con tu ateísmo? Ambos están ejerciendo su derecho a la expresión y mientras no se trasgredan los límites de espacio y privacidad te debe importar un bledo lo que la gente haga con sus creencias.

 Lo que es bastante molesto es que a veces estos ateos son muchísimo más fanáticos que algunos cristianos-católicos en su predica: saturan su (¡y tu!) blog, perfil de facebook, twitter... con consignas hacia los creyentes, con bromas y chistes insultantes hacia las religiones etc. Lo cual aunque no me agrada, bueno es su derecho, pero entonces están criticando lo mismo que hacen: el fanatismo y el querer convencer a todos de tener la verdad. ¿entonces de que nos estamos quejando, compadre?

La misma gata, pero revolcada. El caso, como casi en todo es estar en contra de algo. 

Tengo conocidos y amigos de muchas religiones, creencias e ideologías y si hay algo que me agrada de las personas es que vivan su religión de manera personal y respeten las creencias o no creencias de la gente a su alrededor: no tratar de convencer a nadie, no criticar o burlarse de nadie por esa razón (al menos no seriamente) y respetar los creencias de los demás.

Por ejemplo tengo muchísimos amigos cristianos evangelistas que pueden ver como "pecado" muchas cosas que yo hago, digo o pienso: pero a mí me interesa esa persona más allá de sus creencias ¿qué hago? Convivo con ellos dentro de nuestras cosas en común, no nuestras diferencias, siempre dentro de nuestros principios, pero respetando los ajenos. Y salvo algunas ocasiones, me ha funcionado bastante bien.

La verdad no es absoluta y mucha gente se siente cómoda donde otra no. Si tú como ateo estás contento con tu no-creencia, bueno es válido, tal vez tengas razón: de igual manera si alguien cree en Cristo o en Buda o en Alá, es válido y funciona para ellos ¿porqué esa obsesión por convertir a los demás? Mientras no se metan contigo directamente no te afecta en nada.

¿Por qué entonces se nos hace tan difícil respetar las creencias de los demás?

Aclaración: no soy cristiana-católica, ni atea.

05 octubre 2010

Poema patrocinado. (Olor)

El siguiente poema ha sido traído a ustedes gracias a la inspiración de AXE Musicstar Bodyspray ® "Recupera lo que los músicos te habían quitado" 

(Comefrutasyverduras.SinoerestanguapocomoelmodelodelcomercialesposiblequeelproductonosurtalosefectosdeseadosPermisoSEGOBmiltreintayseisetecientosveintitres.PromociónválidasoloparalaRepúblicaMexicana.)




Olor a planes de vengaza liquidados 
en abrazos que doblan rodillas;
a besos con meses de retraso,
a orgasmos que esconden sollosozos negados.

Sudor que huele al perfume de las cosas impulsivas,
de la resaca y de los siempreno.

Aromas confusos como la indiferencia,
los rompecabezas de mentiras
y las maletas hechas, deshechas y vueltas a hacer.

Olor a hastasiempres que viven tres días
porque el hambre de ti –o la ingenuidad-
no los dejan respirar.

Fragancia a palabras que presagian
retornos, vidas, heridas y nostalgia;
esperanzas fundadas e infundadas de
recordar siempre lo que fue
y dejo al ahora y al mañana vivir.