21 febrero 2011

Yo y el horror o de cómo me enamoré de Clive Barker.

El último año y medio he visto más películas de horror que muchas personas a lo largo de toda su vida. Culpa del Sr. Edith. Aún así, me resisto a ser una fan típica del género y al tener un gusto por otro/todo tipo de cine suelo ser más crítica y selectiva que los expertos en el tema.

Una de las críticas más frecuentes al cine de horror es que, en su mayoría, son películas 1)poco originales, 2)técnicamente mal hechas y 3)poco creíbles y estoy de acuerdo con eso. Aunque con el paso de los meses he ido aprendiendo a ver este tipo de películas con otros ojos, a tomar la mentalidad de "ignora que se le esta viendo la cremallera al monstruo" y en general hacer las concesiones que uno debe hacer para apreciar las películas de terror, la mayoría me siguen pareciendo malas y realmente solo disfrutolas películas de horror que, rompiendo la regla, son muy buenas como filmes e incluso aclamadas por ajenos del mundo del horror.


En cuanto a literatura de horror me considero completamente neófita. El Sr. Edith ha tratado igualmente de inducirme a leer este tipo de libros, pero me he resistido celosamente, ya que con los libros si suelo ser implacablemente crítica y tengo tantos títulos en "lista de espera" que leer algo que de entrada tiene pocas probabilidades de gustarme es un riesgo grande.

Después de MUCHO insistir, largas conversaciones al respecto y escuchar el esbozo de una historia que me llamo poderosamente la atención -la cual curiosamente aún no he leído- decidí darle una oportunidad a Clive Barker.

El primer libro que leí de él fue "Libros de Sangre" editado por Factoría de Ideas. Y oh, sorpresa. Me enganché. 

Los cuentos de Barker no solo son ejemplos de una narrativa excelsa, sino que, a diferencia de casi todo el horror -o el concepto que tenemos de horror- es increíblemente original. Barker nos muestra el horror allí donde no esperábamos encontrarlo. Y es deliciosamente repulsivo. Repulsivo no por asqueroso, sino porque repele: porque en más de una ocasión la atmósfera de lo narrado fue tan densa y yo estaba tan poco preparada para esa sorpresa que no pude más que cerrar el libro o apartar la vista.

Mis favoritos de esa compilación: "El Charlatán y Jack" relato extrañamente cómico y bastante cortante que, aunque no es horror propiamente dicho, resulta fascinantemente hilarante y fluido; "El blues de la sangre de cerdo" que solo puedo describir como terrorífico y preciosamente bien narrado; "Terror" que me provocó una sensación de asfixia -y vaya si sabré de asfixia- tan inmensa que no pude seguir leyendo sin dejar pasar algunos minutos y mi favorito de todos los cuentos que he leído de Barker: "En las colinas, las ciudades" un relato tan extraño, tan inesperado, tan poco probable que es inexplicable; toda la narración parece un sueño, pero no un sueño del autor, sino un sueño propio, todo se ve -lee- enrarecido, todo es irreal, todo está pasando en mis/tus tripas. 

Con Barker el contenido y la forma son uno mismo: como debe ser.

"Libros de Sangre" me gustó tanto, tantísimo que hice algo que pocas veces hago: leer varios libros de un mismo autor de forma consecutiva. Al título mencionado le siguió "Libros de Sangre Vol. 2" y "Sangre 2" de editorial Martínez Roca (que vendría a ser el Vol. 3 de "Libros de Sangre").

Del primero me gustaron "Los nuevos crímenes de la calle Morgue" tributo a Poe, "Hijo del celuloide" que sorprende por su originalidad y atmósfera, "Rex Cabezacruda" que está extremadamente bien hecho y aunque lo cruento no es precisamente lo mío, me atrapó: quemante y desollador, con un ritmo frenético y bien manejado; horrible, chocante, viscoso y perfecto y por último "Cabezas de Turco" que tiene ambiente deprimente que te oprime el pecho, está tan bien narrado que puedes sentir la peste, la humedad, el calor, el agua y sobretodo: el miedo.

"Sangre 2" fue el más flojo de los 3 libros y -a mi gusto- solo trascienden dos relatos: "La vida la muerte" que por momentos me recordó a la película "Alien" y al libro "Las intermitencias de la muerte", pero cuando estaba a punto de clasificarlo como predecible dio un giro inesperado que fue una grata sorpresa, a decir verdad, no es precisamente la palabra para describir la sensación, pero al menos narrativamente fue una sorpresa grata; y "Como se desangran los expoliadores", relato, que si no gana en originalidad, gana en la increíble sensación de realidad que infunde: es cruel y amenazante.

En menos de un mes, Clive Barker ha ido ascendiendo en mi lista de escritores favoritos y definitivamente será un parte aguas dentro de mi concepción del horror. Gracias, Clive, por regalarme algunas noches de insomnio y por obligarme a revisar bajo la cama como cuando era niña. No puedo hacer nada más que elogiarlo. Bienvenido a mi corazón y mis pesadillas, Barker.

4 comentarios:

Sizu Yantra dijo...

Acabas de encontrarle gusto a lo que pensaste que no te gustaría. En lo personal las películas de horror, me dan horror y por eso las evito. Y los libros de horror, honestamente, solo he leído algunos de Stephen King, y se que no son de los mejores, pero prestare atención a tu recomendación.
Saludos Edith, que estés bien!!

Rev. Alexander Strauffon dijo...

Libros de Sangre. Me lo recuerdas la proxima vez que pase por la libreria? Lo comprare ahi mismo.

May dijo...

Uff, todo lo contrario, fanática de las películas de terror (pero especifico, no me gusta el gore) me resisto a leer libros de horror, no por falta de ganas sino porque los libros me ponen mal, nunca olvidaré las dos semanas de insmonio (dos semanas) mientras leía The shining, y por lo tanto, aunque son muy atractivos para mí, soy muy suceptible, aunque el hecho de que sean cuentos me está seduciendo... No!! No caeré, en estos momentos no puedo darme el lujo de no dormir. Besos hermosa, gracias por tus posts.

María dijo...

Te recomiendo 'Cabal' http://es.wikipedia.org/wiki/Cabal