16 marzo 2011

Brevísimo apunte sobre el teatro.



El teatro debería dejar de considerarse como arte. Tal como vemos las cosas hoy en día el arte puede ser empacado y reproducido.


Las pinturas se fotografían. El cine se graba en dvds, se guarda en cajitas y, una vez adquirido, se disfruta en la comodidad de la casa. La música se vende, igualmente, en cds. Gracias a la tecnología, uno toma 100 fotografías en minutos para desechar 97 y exhibir/presumir 3...



El teatro escapa a casi todas las formas de captura, el teatro es efímero.

A uno le acaece una obra -como los accidentes y las tragedias- Por casualidades de la publicidad, los conocidos y el tiempo se llega a un escenario y se disfruta una única e irrepetible puesta en escena.

¿les a pasado que alguna vez recordando alguna película olviden algo de la trama? Clásico tomar el dvd, ponerlo y volver a ver la escena que se nos ha perdido en la memoria. Eso es algo que no se puede hacer con el teatro.

Me encanta esa tortura.

En la fotografía, toma de "Fuente Ovejuna" adaptación de Sandra Muñoz, 2010.

3 comentarios:

May dijo...

Y es esa incapacidad para atraparlo, para cazarlo la que lo hace tan único y por la que no morirá, además mantiene esa nostalgia por la forma de hacer arte " a la antigua".

Sizu Yantra dijo...

Debo reconocer que no conozco el teatro, pero también prometo, que pronto asistiré, para conocer esa magia que describes tan bien.
saludos Edith...

*malú colorín dijo...

Claro que siempre se puede grabas la obra de teatro... pero entiendo tu punto.